- Publicidad -
jueves, febrero 2, 2023

Uh, manis

Que vaciados son los políticos cuando se inventan lemas mareadores.

Véanse si no a los panistas guanajuatenses y al morenismo actual. Se llaman humanistas a su modo.

Por supuesto que no van a filosofar demasiado; están impedidos intelectualmente. Nomás agarran palabras y las quieren llenar de sus propios significados, esos que les convienen.

Si esos humanistas creen tener valores humanos, bien difícil es casarlos con la realidad. ¿A poco la violencia contra las mujeres es humanismo? ¿Los contratos de trabajo explotadores lo son? ¿Niños muriéndose de cáncer? ¿Profesores malformados y sin oportunidades para ir a escuelas desarmadas? ¿Salarios de miseria? ¿Militares en las calles? ¿Gandallismo del poder?

Si de valores humanos hablamos, tendríamos que poner algunos en la mesa, al menos unos cuantos comunes: respeto a la persona, a la ley, a la convivencia; con eso. Simular que se respetan los derechos humanos pone a los gobiernos frente al espejo: ni la señora Piedra ni el señor Esqueda personifican lo más depurado del defensor del pueblo. Son simples representantes del poder respectivo.

Los ministerios públicos son, oficialmente, representantes de la sociedad; sin embargo, la certeza de que allí nomás hay impunidad y maltrato provoca que la denuncia como atención del mal simplemente no se obtenga, No hay modo de salir de ese nudo.

Así que sería risible cada valor capeado de humanismo al uso, si no fuera por la violencia creciente.

Arturo Miranda Montero
Arturo Miranda Montero
Profesor y gestor asiduo de la política como celebración de la vida juntos.

Más noticias

Comentarios

spot_img