- Publicidad -
lunes, agosto 2, 2021

Palabras de la pandemia

El lenguaje es reflejo de la realidad. Y esta crea condiciones que obligan a los seres humanos a recurrir a determinados vocablos, a incorporar algunos y a modificar otros.

Por razones más que evidentes, la pandemia ha obligado a incorporar muchas palabras que antes no eran parte de nuestro lenguaje cotidiano. Justo, la palabra pandemia era desconocida por mucha gente (no así epidemia). Y no obstante que se halla en el diccionario casi desde las primeras ediciones, es hasta ahora que se usa de forma regular.

El Diccionario de la lengua española (el oficial de nuestro idioma) registra un creciente número de consultas de palabras relacionadas con la pandemia: confinamiento, contingencia, asintomático, infestar, disnea, intubar, hipocondría, desinfectar, etcétera.

Como hay poca costumbre de verificar las palabras y nos quedamos con el ejercicio de intuir su significado a partir de su uso, eso provoca en ocasiones trastocar significados o incluso emplearlas de forma inapropiada.

También hay palabras que no pertenecen a nuestro idioma y por ser escuchadas en voz de los médicos, autoridades o periodistas, se usan sin valorar si pertenecen a nuestro idioma o su aplicación es adecuada.

Sobre la confusión de términos, he escuchado usar infestar por infectar y a la inversa. Infestar está relacionado con la presencia en gran cantidad de elementos dañinos o no en algún sitio u organismo. Es decir, que se puede decir que una persona u animal está infestado de pulgas o gusanos o cualquier otro elemento que le invada. Se usa mucho en sentido negativo, pero no es obligado. Por ejemplo, un comercio también podría estar infestado de clientes por el número exagerado de personas en él, pero no necesariamente eso es negativo.

Diferente de infectar. En este vocablo sí existe el factor negativo cuando un elemento, las más de las veces un microorganismo, entra en contacto con otro al que hace daño. Ello no implica necesariamente infestación porque tan solo su presencia puede ser dañina y no necesariamente por las cantidades.

En el segundo caso, en que se recurre a palabras incorrectas está el vocablo sanitizar. Esta proviene del verbo inglés sanitize que, de acuerdo con el diccionario de Oxford, significa tanto desinfectar, higienizar como, simplemente, limpiar. Es decir, que es preferible usar los que corresponden a nuestro idioma y no incorporar otros. La recomendación no solo pertenece a las Academias de la lengua, sino a las Academias nacionales de medicina. En lo personal recomiendo usar desinfectar que refleja con mayor precisión el propósito de ese anglicismo (los anglicismos son las palabras que proceden del inglés).

En el sector público de los tres ámbitos de competencia deberían ser más cuidosos en el uso del lenguaje pues actualmente tienen fuerte influencia en el resto de la población.

Para finalizar: Disnea se refiere a la dificultad para respirar. Asintomático es la persona que no presenta síntomas de alguna enfermedad. Contingencia es un sinónimo de riesgo y no la campaña o los operativos para combatir algo; por lo tanto, aplica más a medidas preventivas y no de combate, como me ha parecido que la usan.

 

sorianovalencia@hotmail.com

Enrique R. Soriano Valencia
Mexiqueño. Licenciaturas en Periodismo y Ciencias de la Educación. Premio Estatal de Periodismo Cultural 2009. Cuatro libros y tres centenares de talleres, cursos y conferencias sobre Redacción, Ortografía, Formación de Instructores y aspectos de la cultura mexica. Correo electrónico: sorianovalencia@hotmail.com Facebook: Chispitas-de-lenguaje Twitter: @ChispitasDeLeng

Más noticias

Comentarios

spot_img