- Publicidad -
viernes, julio 1, 2022

Tienes que…

Hace unos días, unos compañeros profesores me pidieron asistir a una reunión para recaudar fondos para una generación de la universidad donde imparto clases. Lo que me llamó la atención fue la forma en que enunciaban la obligación de presentarme: «Enrique, a esa generación tú fuiste el primero en dar clases. Tú la recibiste. Los alumnos te tienen en alta estima. Por eso creemos que tienes que ir».

El punto concreto de lo que me llamó la atención es una expresión tienes que… ya profundamente arraigada en el uso cotidiano al hablar (incluso creo que varias veces le he aplicado).

Tienes que… es un modismo que tiene mucho tiempo de uso en todos los países latinoamericanos y ya incorporado en el Diccionario de la lengua española (el diccionario académico).En su acepción 17 señala «Denota la necesidad o determinación de hacer aquello que expresa una cláusula posterior introducida por que». Por lo tanto, su uso está académicamente aceptado.

Por su parte, el Diccionario panhispánico de dudas (también de las Academias de la legua) nos dice que hay un antecedente de esta expresión desde el medievo. Entonces se usaba con la misma intención la expresión tener de… Eso me hace suponer que el antecedente facilitó la incorporación del anglicismo have to. ¿Por qué lo califico de anglicismo? Quien hable inglés sabe que esa expresión se traduce al español como tener que. Pero es un traslape que arraigo con facilidad.

Etimológicamente, el verbo tener procede del latín tenere que significó dominar y retener. En tanto, el verbo español haber procede de habere que se usó para quien poseía una habilidad. No obstante, se encuentran vinculados en el latín primitivo. El inglés procede del germánico y este, a su vez, también tiene antecedentes del latín. De ahí que to have y haber estén vinculados con un mismo origen primitivo.

Sin embargo, como toda lengua, cada una evoluciona acorde con su historia y desarrollo. De ahí que en inglés, idioma pobre de vocablos, pero rico en habilidad para crear combinaciones que dieran al sentido deseado, acuñara have to para una obligación. Por su parte, la evolución del español para la obligación apareció con el verbo deber. Así, en el primer enunciado puesto como ejemplo, mis compañeros profesores debieron decir: «Por eso creemos que debes ir»

Como el español ya tenía una expresión similar, no fue extraña la influencia del inglés para admitir este sintagma –como ha sucedido con múltiples expresiones y vocablos extranjeros–. De ahí su amplio uso.

Tener que… es un sintagma. Es decir, es una combinación de palabras que tienen un sentido más allá de los que significa cada vocablo. En nuestro idioma, el verbo tener básicamente significa poseer, retener, asir. Sin embargo, al combinarse con la palabra que, ya adquieren entre ambas el significado de deber.

Es decir, está admitida su uso en español de la expresión tener que… Sin embargo, en todas las obras consultadas he encontrado la recomendación de sustituirla por la palabra deber, cuando sea el caso.

Enrique R. Soriano Valencia
Enrique R. Soriano Valencia
Mexiqueño. Licenciaturas en Periodismo y Ciencias de la Educación. Premio Estatal de Periodismo Cultural 2009. Cuatro libros y tres centenares de talleres, cursos y conferencias sobre Redacción, Ortografía, Formación de Instructores y aspectos de la cultura mexica. Correo electrónico: sorianovalencia@hotmail.com Facebook: Chispitas-de-lenguaje Twitter: @ChispitasDeLeng


Más noticias

Comentarios

spot_img