- Publicidad -
sábado, mayo 18, 2024

Aborto: Más ataques que argumentos

Históricamente, las mujeres hemos abortado y seguiremos abortando, pues a pesar de la prohibición moral y jurídica que estados como Guanajuato han impuesto, los abortos se practican de manera clandestina.

Esta situación crea un peligroso panorama de economía ilegal y criminal que pone en riesgo la seguridad, la salud y la vida de aquellas mujeres que deciden abortar.

A pesar de este contexto, existen importantes avances en la legalización del aborto. El pasado 7 de septiembre de 2021, la Suprema Corte reconoció de manera unánime el derecho fundamental a interrumpir el embarazo y declaró inconstitucionales aquellas leyes que criminalizan a las mujeres que toman esta decisión.

En Guanajuato existe una propuesta, presentada el pasado 30 de septiembre durante la Primera Sesión Ordinaria del Segundo Año de Ejercicio en Congreso del Estado de Guanajuato.

Fue la diputada Martha Ortega del Grupo Parlamentario del Partido Verde quien presentó esta iniciativa que busca garantizar este derecho y descriminalizar a las mujeres guanajuatenses que abortan.

La presencia mediática y la discusión pública por la despenalización del aborto en nuestro país ha caldeado los ánimos de los grupos conservadores, sobre todo en nuestro estado donde se ha presentado más intolerancia que argumentos.

Los incidentes no cesan, se manifiestan en diversos niveles y han ido desde una palabra, hasta burlas, difamaciones, amenazas y actos de repudio para aquellas y aquellos que piensan distinto.

Por ejemplo, el pasado 24 de mayo de 2022 cuando la diputada del Partido Verde, Martha Ortega recibió un cartel anónimo que presentaba una fotografía suya acompañada de la leyenda: “Diputada Proaborto, ¡ASESINA!”.

Desafortunadamente, los ataques y señalamientos a la diputada no se han limitado al anonimato. El Pleno del Congreso del Estado ha sido escenario de ataques y críticas de las propias legisladoras del Grupo Parlamentario del PAN, que en lugar entender su papel como legisladoras, han evidenciado incapacidad de diálogo e inmadurez en la discusión de un tema tan importante y delicado.

A nivel nacional el panorama no es distinto y han sido públicas las agresiones a la senadora Malú Micher, quien denunció una campaña de difamación en su contra donde grupos conservadores la acusaban de promover el aborto hasta los nueve meses de embarazo.

La intolerancia no conoce investiduras y a Arturo Saldívar, presidente de la Suprema Corte de Justicia y quien es reconocido por su postura a favor de la despenalización del aborto, le escribieron en una pancarta: “Ministro Presidente Arturo Saldívar, si su mamá hubiera abortado no habría sido presidente”.

Fue la senadora Martha Cecilia Márquez del PT la encargada de presentar dicho mensaje en una cartulina en el Senado de la República.

La despenalización del aborto es un tema que crea una polarización inevitable entre aquellos que están a favor y los que están en contra y en ella, se generan discusiones apasionadas y posturas diversas.

Sin embargo, hasta ahora han sido muy pocos los argumentos filosóficos, científicos o sociales de los autodenominados grupos “provida” y sólo han evidenciado creencias personales-culturales, donde apelan a conceptos ambiguos como el alma y la moral.

Es momento de elevar el diálogo y de generar una conversación de altura. Nuestro país y nuestro estado no necesitan más violencia, intolerancia y odio. No son hechos aislados, son acciones sistemáticas que intentan intimidar a aquellas y aquellos que con argumentos estamos defendiendo los derechos de las mujeres.

El día que nuestra sociedad y nuestros políticos entiendan que la lucha por la despenalización del aborto no es para que las mujeres aborten, sino para que cada una de ellas pueda decidir, el panorama cambiará drásticamente.

Virginia Magaña
Virginia Magaña
Virginia Magaña, mujer, psicóloga clínica, feminista, defensora de las causas y los derechos humanos de las mujeres.

ÚLTIMAS NOTICIAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

LO MÁS LEÍDO