- Publicidad -
lunes, enero 17, 2022

Decimoquinta Disquisición ¿Sirve estudiar historia? 

Sé que muchas personas se han preguntado este asunto. De una vez le sugiero, estimado lector, váyase haciendo el cuestionamiento y me dará o no la razón, a lo que entiende su servidor, al finalizar esta contribución. 

Cuantas más veces lo pienso, para un servidor,  es necesario el estudio, primero, de la historia personal (quién me antecedió en el árbol genealógico y/o qué suceso importante rodea el día de mi nacimiento, tanto local como mundial); en seguida, la historia local (qué sucesos importantes acaecieron en mi entorno inmediato en los días en que un servidor, aún no veía la luz); después, la nacional (qué sucedió en mi Patria previó a mi nacimiento); por último, no menos importantela mundial (cómo los sucesos externos impactaron en mi País o solamente saber qué ocurrió en mi Nación, en un momento histórico trascendental para la humanidad). 

El área Histórico-Social, es tan importante como la Biología, la Física, la Química, el razonamiento matemático, entre muchas otras ciencias. Podemos ser muy buenos biólogos, físicos, químicos, matemáticos, pero si no estamos aterrizados en lo que ya comenté en el segundo párrafo, la importancia del estudio de la Historia (obviamente la objetiva, no la inventada para fines políticos), no podremos hacer un buen papel en la sociedad, ya que, si no entregamos una buena parte de nuestro intelecto al conocimiento de este tema que hoy pongo a la mesa, siempre estaremos renegando y/o tergiversando los sucesos, normalmente a favor de uno u otro político, y eso se antoja muy ignominioso. 

Por eso mi insistencia en el estudio de la Historia objetiva, científica. Aunque haya mitos y leyendas que forman parte de esa Historia, son normalmente vinculados a la identidad que se va formando en una sociedad, y aunque son importantes, debemos dejarlos en ese nivel de mitos y leyendas, tan ricos para armar conceptos que hermanen y sean uno de los pilares importantes, de la misma sociedad que los genera. 

Es extraordinario leer historia novelada, ya que nos apoya a conocer sucesos históricos importantes, y en ocasiones esa forma de dar a conocer la historia, se permite licencias literarias, que nos acerca al hecho de una forma coloquial. Lo que supone, que por nuestra cuenta, deberíamos investigar más a fondo el evento, para no quedarnos en esas fantasías que el autor tuvo que incorporar para hacer más ameno el estudio de la Historia.

Lo invito a que si no lo ha hecho, inicie con el árbol genealógico, que normalmente llega a los bisabuelos, o probablemente a los tatarabuelos. Solo quiero que sepa que para que nosotros estemos en este momento, Usted leyendo y un servidor escribiendo, tuvieron que existir, para llegar al nivel de bisabuelos, ocho personas  involucradas genéticamente con cada uno de nosotros. ¿Ha pensado que en las anteriores once generaciones hay dos mil cuarenta y ocho personas involucradas, en al menos trescientos años? ¡Muchas historias familiares tras cada uno de nosotros! ¿Increíble verdad? ¿Alguna vez lo pensó de esta manera? 

Le dejo de tarea que examine la imagen de un análisis gráfico que realicé, de cómo se comportan los estudios de lo que hoy es México, el cual tiene una historia que contar de al menos treinta y cinco mil años; y mientras más avanza la tecnología, estoy seguro que serán más. El problema es que mientras más alejado en el tiempo esté el suceso, a menos gente le interesa, y los estudiosos de esos temas, escasean. ¿Por qué? Lo mismo pasa con nosotros, sabemos muy poco de nuestros ancestros familiares. La mayoría de las personas no están muy interesada en conocer su propia historia (personal y social). 

Todo este tema tiene que ver con parte de la Identidad de un individuo, que trataré la semana próxima. 

 

#DisquisicionesSociales 

#DisquisicionesSocialesCarlín 

arqueolobocarlin@gmail.com 

Luis Humberto Carlín Vargas
Arqueólogo egresado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH). Coordinador General del Proyecto Cultural León Prehispánico (PCPAC). Coordinador Académico de los Diplomados de Arqueología e Historia de México (DAeHM). Ingeniero en Sistemas. Músico. Correo electrónico: luishumberto.carlin@pcleonprehispanico.com


Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img