- Publicidad -
jueves, julio 29, 2021

Trigésima cuarta Disquisición. Corrupción Política

Los tiempos que vivimos en México (violencia, corrupción, impunidad, campañas políticas, etc.) me sugirieron el tema para esta reflexión.

Iniciamos, como casi siempre lo hacemos, con la definición del concepto que tratamos hoy: Corrupción política.

“Corrupción es la acción y efecto de corromper, es decir, es el proceso de quebrar deliberadamente el orden del sistema, tanto ética como funcionalmente, para beneficio personal. Además de que el corrupto comete una acción ilegal, también presiona u obliga a otros a cometer tales actos. La palabra corrupción proviene del latín corruptio, que se forma de los vocablos con, que quiere decir ‘junto’, rumpere, que quiere decir ‘quebrar’ y el sufijo -io, que quiere decir acción y efecto. La corrupción suele estar relacionada en el imaginario popular con el mundo de la política y el enriquecimiento ilícito, es decir, con el dinero, pero no solo con eso. La corrupción aplica a muchas instancias. Por ello, existe corrupción política, corrupción económica, corrupción sexual, etc. Esto se debe a que los dos grandes factores de intercambio que movilizan la corrupción suelen ser el dinero, el poder y el sexo.”[1]

Este tema puede dar para muchas #DisquisicionesSociales, pero hoy solo me interesa dar mi humilde opinión con respecto a este fenómeno, que no es nuevo, pero cada vez es más notorio, gracias a las miles de denuncias, últimamente video grabadas, y subidas en la matrix.

Es un problema mayúsculo cuando suponemos que aquellos que deberían salvaguardar la integridad del País, sí, justo aquellos a los que ilusoriamente les otorgamos nuestro voto, violan de manera flagrante nuestra confianza y cometen actos deleznables. Sí, esos que abusan de su condición, pero que además cobran un salario con el dinero que todos aportamos mediante los impuestos, aquellos que se nos aplican en el diario vivir. Eso, de una u otra manera, los convierte en nuestros “empleados”, y justo un sistema democrático permite remover a individuos que NO funcionen en su labor y con los lineamientos que marca la Democracia.[2]

La corrupción política, se quiera o no, existe en nuestro País, y es casi imposible que alguien que esté en el juego “democrático”, no se deje alcanzar por los tentáculos del gran señor Don Dinero. Lo veo como una forma sutil de envolver a los votantes con promesas “desquiciadas” que, en muchos casos, no tienen un sustento real para llevarse a cabo, pero que sirven para el propósito de llevar votos a un partido político, y seguir “engrasando” la maquinaria “democrática”, que suponemos existe.

Desde hace algunos años el juego de las encuestas y la múltiple desinformación, aunado al poco interés de la gente a ir más a fondo en los problemas, pone en los primeros lugares a gente indeseable, o muy poco apta para ejercer lo que en realidad es la política o puesto públicos importantes. Tenemos ejemplos muy claros de ello: artistas, deportistas, vedetes, etc. Además, la nula preparación para LEGISLAR o llevar a cabo sus labores, hoy tenemos al menos cuarenta y siete (47) personas que estarán en las boletas de diputados federales, que apenas cuentan con la instrucción básica (primaria)[3]. Eso, si me lo permite, es CORRUPCIÓN POLÍTICA. Y ya mejor ni le buscamos en alcaldías y diputaciones locales. También habría que añadirle los pasados oscuros, de todo tipo, y que no investigamos, o si lo hacemos, lo dejamos pasar sin ningún problema. En muchas ocasiones ejercemos nuestro derecho a votar, porque el candidato(a), suele ser uno de nuestros ídolos, o es “muy chisto(a)” o “muy guapo(a).

Las preguntas que dejo en esta #DisquisiciónSocial son: ¿Votar por un político corrupto o inepto para cualquier cargo, nos convierte en cómplices de ese individuo, si comete actos de corrupción? Si ya sabíamos que era inepto y/o corrupto, ¿cuál es la motivación que nos impulsa a llevarlo a un puesto público?

#DisquisicionesSociales       #DisquisicionesSocialesCarlín

arqueolobocarlin@gmail.com

[1] https://www.significados.com/corrupcion/

[2] Le recomiendo esta liga que contiene una reflexión de un servidor acerca de La Democracia: ¿Qué es?

[3] https://www.eleconomista.com.mx/politica/Elecciones-2021-las-candidaturas-a-diputaciones-federales-en-numeros-20210511-0160.html

 

Luis Humberto Carlín Vargas
Arqueólogo egresado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH). Coordinador General del Proyecto Cultural León Prehispánico (PCPAC). Coordinador Académico de los Diplomados de Arqueología e Historia de México (DAeHM). Ingeniero en Sistemas. Músico. Correo electrónico: luishumberto.carlin@pcleonprehispanico.com

Más noticias

Comentarios

spot_img