- Publicidad -
jueves, abril 22, 2021

A Navarro se le hace bolas la candidatura

Se puede decir que desde el principio de su administración, Alejandro Navarro, el alcalde capitalino, no dudó en aspirar a la reelección.

Su proyecto ha sido durar en la Presidencia Municipal seis años, aunque aún no sepa para qué.

Por lo mismo tenía claro que se habría de separar del cargo el lapso que la ley marca para hacer campaña. Su idea y la de su partido -el PAN-, era no revolver ambas cosas, para evitar conflictos electorales, sin embargo Navarro no ha podido resolver su interinato.

Entre las heridas que ha causado rompiendo un sin fin de acuerdos con los miembros del Ayuntamiento y sus propios fantasmas, que lo hacen desconfiar hasta de su propia sombra, la posibilidad del interinato se ha ido desvaneciendo, al grado de llevarlo a considerar no pedir licencia y seguir siendo alcalde y candidato a alcalde.

Ello, obviamente no ha sido bien visto por parte de la cúpula panista, que se siente incómoda, por decir lo menos, ante el riesgo que los hace correr el primer edil.

Así, su incapacidad de liderazgo en el Ayuntamiento, ha dejado de poner en duda el interinato, para poner el riesgo su candidatura.

Suplentes a la cancha del legislativo

Quienes ocupan un cargo de elección popular y lo ganan, ¿pensarán que deberían de seguir sin tomar en cuenta su desempeño, sea cual sea el cargo que ganaron?

Tal parece que es la creencia de al menos 18 diputados locales de la actual legislatura, quienes solicitaron licencia para separarse del cargo antes de que inicien las próximas campañas electorales en la entidad, donde se buscan alcaldias y diputaciones locales y federales.

Incluso el número podría incrementarse hasta 20, pero falta ver si se animarán la diputada sin partido Guadalupe Salas y la coordinadora de Morena, la aguerrida Magdalena Rosales.

Los que de plano sí se “saltaron” sin importar que les llamen chapulines fueron al menos 13 panistas, sin contar a la ya casi secretaria de Gobierno Libia García, quien en breve cambia de dirección y cargo.

Esta Legislatura se caracterizó por darle vuelta a legislar a temas polémicos como el aborto y matrimonios igualitarios, pero ninguno de los suspirantes siente remordimiento por incumplirle a la ciudadanía y menos a las minorías.

A ver si para la próxima legislatura a alguien se le ocurre ponerle un candado a la ley y obligar a los chapulines a terminar sus compromisos, antes de volver a salir a pedir el voto y hacer promesas que nunca cumplirán.

Más noticias

Comentarios

spot_img