- Publicidad -
viernes, mayo 20, 2022

Lo que resuelva la FGE…

Con contradicciones y en defensa de la postura de los policías hasta que la Fiscalía General del Estado no resuelva lo contrario salió a emitir declaraciones el secretario de Seguridad Ciudadana, Pedro Cortés Zavala cuando se le cuestionó en torno a la investigación por el homicidio de Cristián Giovanni de 12 años.

Y es que a dos semanas del lamentable hecho, la muerte del menor no debería quedar en el olvido, más aún cuando los familiares aseguraron que el niño murió a causa de una herida de bala, que presuntamente disparó un elemento al atender un reporte por el robo de un tinaco en la colonia Las Américas.

El robo del tinaco ocurrió el 30 de junio, pero el reporte al 911 se hizo el día 31, de acuerdo con el secretario, quien según sus propias y muy ambiguas palabras dijo: “La llamada llegó al 911 en ese sentido fue la participación de la policía en el lugar; era una presentación de las personas por el señalamiento de la otra parte”.

No negó que el reporte lo hiciera una compañera o excompañera de la corporación, y aceptó que no había flagrancia ni una orden de aprehensión para detener a la mamá del niño por el supuesto robo del tinaco ¿y entonces a qué iban?, término argumentando que el arresto por una falta administrativa, pues insultó o agredió a los uniformados.

También atribuyó a un problema de comunicación e interpretación que su director de la policía haya explicado a la familia del menor, que un policía puede disparar cuando le lanzan una piedra, pues “lo que el director les dijo es que en determinados casos, no en este en particular, el elemento puede hacer uso de la fuerza, incluso de arma de fuego, pero no se refería a este caso en particular”.

Ahora la pregunta es ¿en qué casos? pues pareciera que la autoridad municipal restó importancia a la muerte de un menor, ya que los policías aunque en un servicio fijo se mantienen en sus cargos, dado que Pedro Cortés, señaló que no puede estar por encima de un fundamento jurídico.

Salamanca, la isla de Betty

La todavía alcaldesa de Salamanca, Beatriz Hernández, la misma que ha sido incapaz de resolver los serios problemas de inseguridad que presenta el municipio que gobierna, ahora, a poco menos de cuatro meses de que termine su administración ha descubierto una nueva circunstancia a la cual culpar.

Beatriz aseguró que Salamanca se encuentra en medio de las dos ciudades con más problemas de inseguridad y atribuyó a Celaya e Irapuato la incidencia de robos de vehículos.

Tal vez tenga razón, pues como lo dijo Ricardo Ortiz, el alcalde de Irapuato, uno de los municipios aludidos, los problemas de la delincuencia se comparten en todos los municipios, especialmente en los del corredor industrial.

Sin embargo, Beatriz olvidó algo sustancial a cualquier gobierno: independientemente de donde sean los delincuentes, a ella le toca prevenir que no se cometan delitos en el municipio que gobierna, o dice gobernar.



Más noticias

Comentarios

spot_img