- Publicidad -
miércoles, diciembre 8, 2021

Política de austeridad a base de despidos

La política de austeridad basada en el despido de funcionarios públicos de los gobiernos, quienes tras la pandemia han pregonado la necesidad de impulsar la reactivación económica y el fomento de empleos, está por replicarse en el Legislativo local, luego de que el secretario general del Congreso, Christian Cruz Villegas, fuera del orden del día, llevó el tema de correr a empleados institucionales ante la Junta de Gobierno y Coordinación Política.

A los integrantes de la Junta de Gobierno no les funcionó la estrategia de bloquear la información a los medios de comunicación, pues antes de que acabara la reunión ya se sabía el duro golpe a los trabajadores del Legislativo que tramaban desde las penumbras los panistas.

El hermetismo con el que se ha manejado la actual legislatura, que se olvidó por completo del parlamento abierto, mantiene en zozobra a los empleados institucionales, pues no se sabe cuantas plazas serían eliminadas.

Luis Ernesto Ayala, quien como secretario de Gobierno presidió el Consejo Estatal de Protección a Periodistas, es ahora el artífice del bloqueo de información a los medios.
Pero la cosa no acaba ahí, pues en un movimiento simplemente zarista, no se informó a los demás integrantes de lo que fraguaban los panistas.

El colmo para los trabajadores, quienes seguramente ya sabían del plan albiazul, es que en su raquítico video para “informar” sobre los temas tratados en la Junta, Ayala Torres ni siquiera dio a conocer el latente despido que se avecina.

La victoria de Temacapulín con el agua ¿Y León?

El proyecto inicial de la presa El Zapotillo contemplaba a León y a Guadalajara, por supuesto para que llegara al municipio zapatero tenía que pasar por un acueducto que nunca se concluyó.

Algo así fueron las palabras del titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Germán Martínez Santoyo, uno de los integrantes del gabinete federal que acudió ayer a Temacapulín en el municipio de Cañadas de Obregón.

“Esta presa por no haber hecho la consulta necesaria a los pobladores se suspendió en 2014 y lleva más de 10 años inactiva”, recordó el titular en el plan original, mismo del que desde hace dos meses quedó fuera León.

Desde que las autoridades federales dieron a conocer que en la presa ya no había espacio para León se volcaron en los compromisos a cumplir con las tres comunidades, que ahora no solo no se inundan sino que habrá un proyecto para que se reactiven económicamente. El propio Presidente, Andrés Manuel López Obrador anunció un apoyo económico para los pobladores.

Pero mientras eso ocurre y pareciera que el proyecto ya no inundará a estos pobladores que lucharon durante más de una década contra los que sí querían llevarlo a cabo, ¿Dónde queda León?

Aquel día de la “expulsión” del municipio del proyecto todas las voces políticas salieron a señalar que empezaría una batalla, que hoy sabemos no será ganada pero existe el compromiso también de la federación de apoyar a Guanajuato con un proyecto alternativo del agua, del que hasta ahora poco se sabe.

Desde el Sistema de Agua Potable (SAPAL) se acordó tener mesas jurídicas y técnicas para este plan que dote de agua a León, al menos el último comunicado sobre los avances fueron en septiembre y no se ha sabido más, aunque aseguran que sí se llevan a cabo.

Por un lado ni el estado y municipio avanzan y por el otro ni sus luces de la federación tampoco.

Más noticias

Comentarios

spot_img