- Publicidad -
miércoles, diciembre 8, 2021

Un Congreso lento a escuchar a los colectivos de búsqueda

El discurso obligado de la seguridad fue una promesa de campaña, pero del tema de las desapariciones de personas muy poco le rascaron cuando eran candidatos, ahora los diputados locales evitan saber del problema.

Según la Comisión Nacional de Búsqueda hay más de 2 mil 600 guanajuatenses desaparecidos y cada día, así como se desactivan o se presumen localizaciones de mujeres y niños en Alerta Amber o Protocolo Alba, también se activan las búsquedas, y habría que añadir a este panorama, las fotografías de hombres que difunden los familiares en redes sociales.

Las buscadoras y buscadores se multiplican en Guanajuato, y lo único que piden las familias es ser escuchados para proponer reformas a la Ley de Búsqueda de Personas y la Ley de Víctimas, iniciativas que tienen que pasar por la mesa de los legisladores, que parecieran tener poco o nulo interés.

Lamentablemente tampoco se ve que las comisiones de búsqueda ni de víctimas estén presionando a los diputados, que si bien, muchos son nuevos, el problema sigue lacerando a la sociedad.

Para el próximo año, cuando la cifra haya aumentado, y sean más familias a las que atender, ¿cuál será el argumento?.

Guardia Nacional, los eternos peregrinos

Se acercan diciembre y sus posadas, pero quienes todo el año (y los dos anteriores) se la han pasado de peregrinos son los elementos de la Guardia Nacional quienes a la fecha su comandante en jefe y presidente de la República no les ha podido conseguir un alojamiento digno donde puedan pernoctar como seres humanos.

Ya han deambulado por cualquier cantidad de hospedajes, desde unidades deportivas, escuelas, centros comunitarios, vaya hasta el Palenque de la ciudad de León les ha servido de resguardo en ausencia del apoyo de la federación, que no ha logrado dotarles de infraestructura necesaria para su seguridad más elemental.

La institución insignia del presidente de México, vendida como la panacea de la seguridad no ha terminado por mostrar la consistencia que debería, es el cuerpo estrella del gobierno lopezobradorista pero en Guanajuato ni instalaciones propias tienen, y tampoco han podido negociar unas ajenas para resguardar a sus elementos.

Tanto es así que ahora se difunde una queja anónima en la que presuntamente elementos de la Guardia Nacional recriminan las condiciones en las que deben pasar las noches, en casas de campaña en un campo de futbol llanero sin los mínimos servicios básicos después de patrullar hasta por 20 horas diarias, lo cual raya en lo inhumano.

Así pues, la seguridad Federal en Guanajuato esta a cargo de guardianes que parecieran estar en el abandono mientras se ven obligados enfrentar uno de los estados más violentos sin haber podido resolver sus necesidades básicas como Dios manda. Quizá esta Navidad por fin encuentren posada. Ojalá.

Más noticias

Comentarios

spot_img