- Publicidad -
miércoles, agosto 17, 2022

¿Guanajuato, el municipio más seguro?

Tras el secuestro de ocho mineros el pasado miércoles, por una célula criminal que operaba a las afueras de la ciudad capital, en el rumbo de la Valenciana, el alcalde Alejandro Navarro ha salido a decir que precisamente la aprehensión de esos delincuentes refrenda que Guanajuato es el municipio más seguro del Estado.

Navarro también ha dicho que: “… es que aquí no vamos a permitir que ningún cuerpo delictivo, banda u organización criminal venga, amenace o le dé miedo a los ciudadanos de Guanajuato”.

Dos cosas no quedan claras:

Si a pesar del secuestro de los mineros se reitera que Guanajuato es el municipio más seguro, ¿como es que lo miden? Porque el hecho de que sucedan eventos como el que vivieron esas ocho personas y sus familias evidentemente nos habla de un Guanajuato muy diferente al que ve Navarro.

Pero además, salir a decir que no va a permitir que grupos criminales operen en el municipio parece una declaración tardía, pues lo sucedido el miércoles demuestran que ya están operando, de lo contrario no hubiera ocurrido el secuestro de esas personas.

¿No sería mejor, en lugar de negar el problema de seguridad que vive el municipio, reconocerlo y empezar a trabajar para solucionarlo?

Un tardío diagnóstico para la seguridad de Irapuato

Después del enfrentamiento entre policías y civiles armados que pudo haber sido más crudo que lo que oficialmente se ha dicho, además del rescate de los mineros secuestrados  en el municipio de Irapuato, la alcaldesa, Lorena Alfaro García este lunes no quiso salir.

Y es que los hechos violentos traducidos en acciones reflejan todo lo opuesto a los resultados del primer día de la estrategia de construcción de paz, que tanto se ha esmerado a pregonar la munícipe.

Y es que aún cuando en campaña se presumió que se trabajaría por la seguridad, no pensaron en hacer un plan o un diagnóstico primero, hasta a estas alturas del gobierno de Irapuato.

Todavía el sábado por la mañana declaró que San Roque ya contaba con presencia policial desde antes de que en la zona, un par de ataques hayan dejado sin vida a ocho personas, entre ellas un menor de 17 años.

Justo ahora, se emplearía una estrategia en la comunidad, donde se dice que las adicciones han sido el principal problema de la ola de violencia que azota aquellos rumbos. ¿En serio? El año pasado ahí fueron asesinadas más de veinte personas y ni siquiera eso les motivó a atender y actuar.

Irapuato respira y vive miedo, inseguridad y lo peor es que mientras quienes lo dirigen aseguran que el municipio es pujante, está lejos de regresar la efímera tranquilidad que solo sienten aquellos con más de ocho escoltas a su servicio.

Más noticias

Comentarios

spot_img