- Publicidad -
jueves, abril 22, 2021

AMLO, ¿oportunismo o ayuda?

Andrés Manuel López Obrador viene a Guanajuato mañana. La visita presidencial llega en medio de un panorama desfavorecido para el estado: un reciente ataque a un centro de rehabilitación en el que fallecieron 27 personas y una manifestación vigente de familiares de desaparecidos que exigen atención del Gobierno Estatal.

Guanajuato ha sido un tema de López Obrador en sus últimas mañaneras. Este estado se ha vuelto el referente que muestra la federación para exhibir la violencia que hay en el país.

Y justamente esta visita se realizará en el cuartel de la Guardia Nacional en Irapuato, uno de los municipios golpeados por la violencia y la desaparición de personas.

¿López Obrador viene a Guanajuato para contribuir a una estrategia efectiva de seguridad o para politizar el tema?

Es una pregunta obligada, pues bien se sabe que la federación ha señalado hasta el cansancio que apoya a Guanajuato, pero a la hora del reparto de elementos de la Guardia Nacional, el número se queda corto.

Y las declaraciones del presidente de México más bien han parecido que llevan una intención de exhibir lo que posiblemente se haga mal en Guanajuato, más que para hacer una contribución real a la paz del estado.

Registro Nacional de Desaparecidos, apenas un paso

Para conocer la dimensión real de la tragedia que significan los casos de personas desaparecidas en México y Guanajuato, apenas se dio un paso.

El nuevo registro nacional diseñado por la Comisión Nacional de Búsqueda, aun no ha logrado profundizar en el conteo o acercarse a la realidad de este deleznable delito, que tiene a miles de familias fracturadas.

Es sin duda, el mejor intento del Estado Mexicano hasta ahora, para sistematizar la información y comenzar a tener, al menos, un piso de donde comenzar a contar. Pero falta mucho por hacer.

En el caso de Guanajuato no hubo más que la sumatoria actualizada de los casos de desaparición, a partir de la base del registro nacional alimentado en los tiempos de Enrique Peña Nieto, el mismo que disolvió y suspendió a partir de marzo de 2018.

En aquel registro se consignaban a penas 621 casos de personas desaparecidas y no localizadas, una cuenta que no sale si se suman las personas que fueron catalogadas como no localizadas durante los últimos diez años, por la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado.

De manera que los 840 casos, resultan hipotéticamente del registro anterior más las 220 víctimas que se habrían alcanzado a registrar en dos años y medio.

Aún no se puede tener una certeza de los casos reales que han removido a la sociedad guanajuatense. Al menos 150 son buscados por el colectivo A Tu Encuentro, cuyas familias se han apostado en las escalinatas del Teatro Juárez para exigir, ya no solo la visibilización, sino la seriedad suficiente para comenzar con las búsquedas.

En ese contexto, el registro nacional no es nada más que un paso de un largo camino, en el que Guanajuato ya luce rezagado.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img