- Publicidad -
jueves, abril 22, 2021

Beatriz no puede con la salud, ni con la economía

Con 64 casos confirmados, Salamanca es el municipio más golpeado por el coronavirus en Guanajuato. Lo supera León con 108 positivos pero con seguridad la tasa es mucho menor, considerando el número de habitantes.

El municipio gobernado por la alcaldesa Beatriz Hernández fue el primero en donde se reportó un deceso por coronavirus, y la cifra ha ido incrementando gradualmente hasta llegar a siete defunciones, al conteo de ayer.

Estos no han sido factores que parezcan importarle a la alcaldesa Beatriz Hernández, quien desde un inicio no tomó medidas para evitar la propagación y procurar que los salmantinos respeten las medidas de sana distancia.

Pero su responsabilidad no sólo se trata de un tema de salud, sino también de la contención del impacto económico por esta pandemia, otro tema en el que Bety también sale reprobada.

Para prueba hay que ver la respuesta de los comerciantes del centro de Salamanca. El 70 por ciento de los comercios reabrieron ayer, ante la desesperación de no poder estar un día más sin trabajar.

El reclamo es claro: en estos poco más de 40 días de contingencia, Beatriz Hernández no se ha acercado con ellos y únicamente se ha preocupado por los grandes empresarios.

Salamanca es el primer municipio en donde los comerciantes ‘se revelan’ y prefieren arriesgar la salud con tal de sobrevivir en el tema económico. Un día entero pasó y en lugar de que Beatriz haya decidido apersonarse para atenderlos, envió a su equipo para tomar fotografías como medida de ‘intimidación’.

Remesas, otro gran reto

Pese a que Guanajuato se encuentra en tercer lugar nacional en recepción de remesas de Estados Unidos, el escenario no es tan favorable como se ve.

Ya lo dijo el titular de la Secretaría del Migrante y Enlace Internacional, John Robert Hernández días atrás; las condiciones económicas que generó el COVID-19, podrían abonar a que al término del año haya 20 por ciento menos en remesas.

El funcionario estatal, sin embargo, pese a este panorama, destaca que la entidad recibió 18.2 por ciento más remesas en el primer trimestre de este año que en el mismo periodo pero del 2019.

Él lo advierte: la contingencia podría hacer que entre 150 mil y 250 mil migrantes regresen al territorio guanajuatense por la pérdida de empleos en el país norteamericano, y con ello bajar el número de remesas que llegan a la entidad.

El regreso de estos migrantes podría representar un reto más para el Estado, sobre todo porque de llegar el equilibrio económico a la entidad, los sectores se reactivarían y entonces, deberían de darse más oportunidades laborales.

El panorama, hasta cierto punto parece lógico por las condiciones que enfrenta también Estados Unidos, pero al final son los números quienes hablan y el infierno solo podrá ser descrito por quien sobrevivió.

En un estado y un país, donde la generación de empleos parecer ser casi imposible, el dinero de nuestro paisanos se convierte en el sustento base para que las familias que menos tienen y no se quede desamparadas.

Esperemos que las remesas no falten, que Guanajuato siga colocándose en esa buena posición de ingresos por ese concepto y que quienes regresen, lo hagan con gusto y no por necesidad.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img