- Publicidad -
domingo, abril 18, 2021

¿Bien Bety? Alcaldesa insiste en reelección

La esperanza muere al final y Beatriz Hernández Cruz todavía espera que Morena, tome la decisión de colocar su nombre en las boletas de la próxima contienda electoral.

No le bastó que el Tribunal Estatal Electoral de Guanajuato (TEEG) le haya desechado su recurso en contra de la definición de género que no le permitiría buscar la reelección, pues todavía se reunió con el nuevo delegado de Morena, Oscar Novella para hacerle ver su inquietud.

Está claro que para la munícipe nada es suficiente, y por lo visto quiere más.

No por nada en las últimas semanas, ha visitado colonias y comunidades de Salamanca, presumiendo los apoyos facilitados en programas: ‘Salamanca, todo color’; ‘Bien hecho apoyo al negocio local’; ‘Bien hecho becas escolares’; ‘Bien hecho’ también se lee en las calles pavimentadas.

‘Bien hecho’ por aquí y ‘Bien hecho’ por allá, sin mencionar lo ‘mal hecho’:

Y es que habría que recordarle a la munícipe que la ASEG no le puso ‘palomita’ a las 14 observaciones por irregularidades que ascendieron a los 43 millones de pesos, monto que empleó en compras y contrataciones sin licitación.

Sí, el ‘Salamanca iluminado’, que ahora Hernández Cruz presume, derivó de una compra calificada como irregular de 22 mil luminarias a ‘Soluciones Móviles Hidalgo’, empresa dedicada a la venta de equipos de telefonía y cómputo del Estado de Hidalgo, y que tenía en su plantilla, a una empleada de gran poder adquisitivo, que le arrendó y vendió la camioneta en la que hasta ahora se traslada la alcaldesa.

No conforme con pagar un vehículo al doble de valor real, Beatriz Hernández difundió en redes sociales la entrega de una lancha y chalecos salvavidas a los habitantes de la comunidad Los Comaleros, quienes por años han pedido un puente, lo que de entrada, le valió el descontento de los salmantinos, quienes la tundieron en redes sociales.

Tampoco, le vale a la alcaldesa hablar de méritos en seguridad, si bien, partió de una corporación policial de cero, los primeros egresados no tenían armas; cambió por lo menos seis veces de titular en la Dirección de Seguridad Pública, peor aún la violencia alcanzó a los comerciantes, un secreto a voces: extorsión, que en el peor de los casos concluyó con un homicidio, pues hubo quienes decidieron salir de su ciudad.

Cuando los salmantinos voltearon a ver a la alcaldesa para pedirle apoyo de seguridad, ella, su autoridad, a la que le compete temas de prevención, respondió uniéndose a ellos, bajo el papel que siempre jugó, ‘lanzar culpas al Estado’.

En tiempos de pandemia, Beatriz Hernández no dio la mano a los comerciantes salmantinos, el ‘consume local’ no fue precisamente su bandera, es más prefirió hacer las compras a empresas de otras entidades.

Tal vez Hernández Cruz haya fincado sus esperanzas siendo omisa a las encuestas del 2020, que miden la aprobación ciudadana y en las que ha escalado de la cuarta a la segunda peor alcaldesa del país. Tal vez reste importancia a que haya dos aspirantes de Morena que busquen la alcaldía. Lo que si no debería permitirse es subestimar a los salmantinos.

El regreso del machismo perredista

Incapaz de sustraerse de estereotipos por demás anacrónicos, el dirigente estatal del PRD llamó “planillas rosas” a las candidaturas que presentará ese partido para contender por los ayuntamientos de San Miguel de Allende y la capital del Estado.

La razón es que estarán integradas por mujeres.

Si el hecho parece menor, los trasfondos, no. En conferencia de prensa en la que se encontraba Julio Ortiz, el dirigente perredista del municipio de Guanajuato y candidato a síndico por el PRI, el líder estatal del sol azteca, Cristóbal Cano Hernández explico que “es momento de reconocer el trabajo de las mujeres y darles la oportunidad de llegar a cargos públicos”.

El PRD va de mal en peor. Hace unos cuantos años se abría a todas las formas en las que se expresa la diversidad sexual, hoy regresa a un discurso machista que pinta de color de rosa a las mujeres y que desde esa óptica y de la manera más condescendiente, les reconoce su trabajo y considera que es momento de “darles” oportunidad.

Eso es lo que queda de un partido que alguna vez pretendió representar al pensamiento de izquierda.

Más noticias

Comentarios

spot_img