- Publicidad -
sábado, julio 2, 2022

Blindaje de cartón

La mayoría de las personas gustan de las películas de terror. Recuerdo una escena donde los protagonistas intentan refugiarse en una cabaña para evitar ser asesinados. Colocan tablas en puertas y ventanas. Entonces uno pregunta. Nos estamos protegiendo o nos estamos encerrando con el asesino.

Pero en Celaya no se trata de ninguna película, aunque se viven escenas de terror con masacres, ejecutados y restos humanos. Sin embargo Carlos Ruiz León, síndico del Ayuntamiento, tiene la solución. “Blindar la ciudad.

Solo una duda, cómo se blinda la ciudad cuando la Secretaría de Seguridad Ciudadana acepta que hay disputa entre grupos delictivos, cómo contener, prevenir si de quien se busca blindar está dentro. El mismo síndico Ruiz León tiene la respuesta. Blindar los eventos escolares, deportivos y culturales.

En aquella película de terror, el asesino tenía un cómplice entre el grupo de protagonistas y, ya saben, solo se salvan uno o dos que logran escapar de la cabaña, y aún y cuando se consideran ataques “focalizados” en Celaya, solo se tiene un blindaje de cartón.

Su gusto es, pero no para legislar 

Mientras en el Congreso del Estado se hace como que se revisa, es decir mientras se analiza la posibilidad de modificar la Ley de Protección Animal, a petición del Partido Verde, para prohibir las corridas de toros, dada la crueldad animal que estas implican, Héctor Salgado Banda, secretario de Finanzas y Administración del Estado de Guanajuato, sintetizó muy bien lo que seguramente piensa la bancada panista “a quien no le gusten los toros que no vaya”. 

¿Pero qué tiene que ver el secretario de Finanzas en esto? Pues nada, que tiene un gusto muy personal por la fiesta brava y como es el que hace las cuentas con los dineros en Guanajuato, se percibe como una voz autorizada para hablar de la “boyante economía” que conlleva la tauromaquia, pero sobre todo porque le gusta personalmente. 

Y pues bueno cada quien sus gustos, sólo que cuando se le pregunta en calidad de funcionario público, debiera responder en calidad de funcionario público y tener en cuenta que no se puede gobernar desde gustos personales, y mucho menos legislar según el contentillo propio. Si hay una propuesta de reforma lo que se debe hacer y defender es que esta reforma atienda los intereses y necesidades de la mayoría guanajuatense, no el de algunas personas o familias que por su preferencia personal respaldan alguna causa. 

Porque el mero fruto y sustento económico de las familias no es justificación para legitimar una actividad con la que gran parte de la sociedad no está de acuerdo; si así fuera, sobra decir que hay numerosas actividades que son muy lucrativas, pero no por eso se han vuelto legales, e incluso nuevas actividades muy lucrativas han sido bloqueadas por nuevas leyes. 

Los gustos personales, son eso gustos personales, no motivos para legislar.



Más noticias

Comentarios

spot_img