- Publicidad -
lunes, noviembre 28, 2022

Candil de la calle…

Lorena Alfaro, como muchos políticos y políticas mexicanas salió a marchar el domingo pasado, reclamando la intocabilidad del INE.

Incluso subió un video a su cuenta de Twitter en el que expresó:  “Aquí estoy, en la Ciudad de México, como cualquier ciudadana, defendiendo la democracia y la libertad en México”.

Si nuestra memoria no nos falla, es la primera vez que la alcaldesa de Irapuato aparece en una marcha, desde que asumió la Presidencia Municipal. 

Lo curioso es que no ha estado en ninguna en que los y las irapuatenses han reclamado sus derechos. Incluso alguna, como la manifestación feminista la criminalizó, ejerciendo acciones penales. 

Otra, como aquella en la que estudiantes de la Universidad de Guanajuato exigían el cumplimiento de acuerdos de seguridad, luego del ataque en el que se asesinara a Ángel, la alcaldesa no estuvo presente. A los manifestantes los recibió el edificio municipal cerrado a piedra y lodo. 

Ahora, aunque también muchos irapuatenses se manifestaron en contra de la iniciativa presentada por López Obrador, Alfaro no marchó con ellos, prefirió asistir a la que se realizó en la Ciudad de México.

Nuestras hipótesis son dos: Lorena Alfaro prefirió marchar con los políticos y no con sus ciudadanos, porque considera que eso le deja más beneficios a su carrera; o bien: hay tal nivel de intolerancia a las manifestaciones en Irapuato, que a ella misma le dio miedo manifestarse en su tierra.

La brecha desigual

Pese a que Guanajuato presume una recuperación de empleos tras la pandemia como parte de la reactivación económica, las condiciones laborales entre mujeres y hombres aun resultan marcadas.

Las autoridades y empresas pueden jactarse de este aumento, pero no hablan de las condiciones en las que estos se encuentran en salarios, y oportunidades de crecimientos.

Lamentablemente, históricamente las brechas laborales entre mujeres y hombres han sido marcadas y hoy en día, el reto de generar una igualdad económica sigue sin cumplirse.

Hoy en día generar empleos, no es lo mismo a tener una mejor calidad de vida, y más cuando las condiciones inflacionarias del país no lo permiten y aun perjudica a la adquisición de los productos de la canasta básica.

El tema económico tiene distintas aristas, engloban el salario, las horas laborales, la productividad, entre otras, sin embargo, en Guanajuato no puede seguir presumiendo que es un estado con certeza económica cuando el problema real, se encuentra en el tejido social que no logra su desarrollo, por la falta de oportunidades que hay para las mujeres y madres de familia  por no atender de raíz el entorno en donde se desarrolla.

Más noticias

Comentarios

spot_img