- Publicidad -
jueves, abril 22, 2021

Dura vuelta a la normalidad

Esta semana empezó la ‘nueva normalidad’ que está mostrando el golpe de realidad, y uno muy duro para muchos sectores productivos como el hotelero.

Este sector ha estado prácticamente suspendido desde hace dos meses. La ocupación hotelera cayó en un 84 por ciento durante el mes de abril y esto obligó a que muchos hoteles cerraran y otros pocos se mantuvieran abiertos con el mínimo personal.

En la vuelta a la realidad ya salieron los aspectos negativos: el hotel Gamma en León no podrá reabrir. Pareciera que la fortuna no lo ha acompañado, pues por muchos años fue un inmueble abandonado, que se pudo poner a operar hace apenas poco tiempo, hasta que el coronavirus llegó.

En Guanajuato capital el panorama tampoco es alentador, pues ya hay un número oficial que reporta la pérdida de 400 empleos, que difícilmente podrían recuperarse en este 2020.

La recuperación será dolorosa, y muchas familias estarán afectadas en este intento por la vuelta a la normalidad. Ojalá el turismo se salve.

Los diputados, muchos exhortos, pocas acciones ante el COVID-19

Algunos diputados han decidido abordar el COVID-19 como muchos de los temas relevantes en el Estado: a fuerza de proponer exhortos a diversas autoridades.

Esos exhortos que cuando logran una mayoría acaban siendo una especie de llamadas a misa, quien quiera atenderlos qué bueno, quien no, no importa.

Eso fue lo que ocurrió ayer en una buena parte de la sesión del Pleno del Congreso, unos querían que se remitiera un exhorto para que los Ayuntamientos hicieran pruebas a su personal, como un mecanismo de evitar contagios, sin siquiera tener en cuenta lo complicado que ello resulta, dados los altos costos de las pruebas, los índices de trabajadores, sin contar que muchos de ellos se encuentran en sectores de alto contagio, como los recolectores de basura, los elementos de seguridad pública y un largo etcétera, que obligaría no a una, sino a un contínuo de pruebas.

Otros, como Ernesto Prieto decidió pedir que se audite la planeación y operación de antiguo Hospital General Regional de la calle de 20 de Enero, en la ciudad de León.

La justificación de Prieto para hacer la petición es que se aclaren los gastos que ha ejercido el gobierno para el nosocomio. Si bien pareciera una buena propuesta en la rendición de cuentas, lo cierto es que se queda limitada, porque su petición evidencia la politización al reducirlo al estado y no al país. Asume la transparencia como siempre: una exigencia desde la oposición y no un compromiso como gobierno.

Lo que parece es que a los diputados se les acaba la imaginación de emprender acciones para reforzar políticas públicas en medio de esta crisis y que solo les alcanza para partidizarla.

Hoy, en pleno ascenso de la pandemia necesitamos actuar todos, no sólo exhortar a que otros lo hagan.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img