- Publicidad -
lunes, mayo 17, 2021

El difícil regreso a las aulas

Hace más de un año que los alumnos en México dejaron las clases presenciales. Fue una medida correcta en su momento, para contener los casos positivos de COVID-19, sin embargo alargar la decisión de mantener las clases a distancia parece ya contraproducente para la educación y la salud mental de los estudiantes.

La vuelta a las aulas parece inevitable. Sin embargo, las autoridades educativas y de salud, no se han puesto de acuerdo para garantizar las condiciones mínimas básicas que continúen evitando los contagios y que otorguen la certeza de que esto traerá más beneficios que perjuicios.

La vacunación para los maestros podría iniciar en el corto plazo, según lo anunciado por la federación, pero las autoridades locales todavía no reciben esta indicación y se mantiene la incertidumbre de si serán inmunizados sólo los profesores de cierto nivel educativo, o si sólo aplicará para escuelas públicas… ¿qué pasará con las privadas?, ¿qué ocurrirá con las escuelas de educación superior?

Las autoridades tampoco han adelantado el cómo solucionarán el tema de garantizar la sana distancia en las aulas de escuelas públicas, donde durante este ciclo escolar se generó una sobredemanda.

Estudiantes hacinados y maestros sin vacunarse, seguro sería una combinación negativa para la contención de la pandemia.

¿Quiénes nos protegen, los policías?

Es realmente triste y preocupante que cada día se visibilice más que en León, la corporación de policía ya no es confiable.

Actos de extorsión, como el que hicieron cinco elementos de policía contra un menor de 15 años de edad por su libertad, solo evidencia la falta de empatía y valores de quienes nos “deben proteger”, y más cuando en lugar de ser un canal para ayudarlo con su problema, solo resultan ser cómplices de un delito que ha terminado con la vida de muchos en el municipio.

El discurso por parte de las autoridades es el mismo: dignificar a las corporaciones de policía para tener una fuerza confiable que abone a la protección y salvaguardad de los ciudadanos, pero a pesar de las acciones, parece no dar resultados.

Si bien, la Secretaría de Seguridad actuó conforme a derecho y estos elementos están ahora enfrentando un proceso penal, no es de presumirse, pues la misma institución fue la que infringió la ley.

Ojalá, esto abone a que los abusos policiacos se acaben. Urgen resultados, urge que la gente confíe en las corporaciones de seguridad, urge que los elementos sean uno con la sociedad.

Más noticias

Comentarios

spot_img