- Publicidad -
domingo, mayo 16, 2021

El PAN a la defensa imposible de Celaya

Al dirigente del PAN en el estado, Román Cifuentes solo se le ocurrió negar los datos del
“Ranking 2020 de las 50 ciudades más violentas del mundo”, que ubica a Celaya como la
número uno.

Lejos de enfrentar esos datos y hacer una introspección como partido en el gobierno municipal de Celaya y revisar lo hecho mal para garantizar respuestas eficientes, Cifuentes
se fue por el lugar común de negar todo lo que sea crítica.

No cabe duda, en política la objetividad no existe. Sé es uno en la oposición, y otro en el
gobierno. Toda la crítica que se ejerce desde la oposición, es incapaz de asumirse como
gobierno.

En lo que tiene razón Cifuentes es que el estudio deja mucho por desear: deja deseando la
paz, la tranquilidad, la seguridad a la que aspira Celaya y la que no ha sido capaz de darle
el PAN.

Si el PAN cree que negando la realidad gana votos, anda por el camino equivocado y él si
dejando mucho por desear.

El temor a la prueba piloto

Unos de los más interesados en que se otorgue luz verde para la vuelta a clases presenciales, en el nivel básico, son los padres de familia. Además del retraso escolar, las clases a distancia han puesto en aprietos a los papás que casi con seguridad ya volvieron al trabajo regular, pero sin tener un espacio seguro para dejar a sus hijos durante algunas horas para que aprendan y convivan con otros niños.

Sin embargo, la posibilidad de una prueba piloto para arrancarse en el mes de mayo y con ello tener clases presenciales por lo menos tres semanas, no ha convencido a los padres de familia, quienes lo observan como un riesgo, más que como una tranquilidad.

Lo ideal sería volver a clases como era antes, en la vieja normalidad. Las condiciones actuales no lo permiten, pero sí permiten que se busque un escenario que sea lo menos arriesgado posible.

La vacunación ya inició, pero para el mes de mayo en que se tiene previsto el arranque del piloto, los maestros ya estarán vacunados pero no habrá pasado el tiempo de entre 3 y 4 semanas que se requiere para crear inmunidad.

También hay que recordar que muchos de quienes cuidan a los pequeñitos mientras los papás trabajan son los abuelos, y una buena parte de ellos podría estar en el grupo entre los 50 y 60 años, es decir, población no vacunada a la que se podría exponer.

Lo más importante: las escuelas. En el caso de las instituciones públicas, se duda muchísimo que alguna pueda tener las condiciones de infraestructura para albergar a los estudiantes de una manera segura.

Cuesta mucho la nueva normalidad. Y sí, urge volver a clases pero con seguridad.

Más noticias

Comentarios

spot_img