- Publicidad -
jueves, abril 15, 2021

El PAN estatal, entre la contradicción y el anacronismo

Acción Nacional se enfrenta a una elección muy diferente a las que ha vivido en su historia.

Por una parte, en lo federal ocurre algo inédito: en decenas de distritos electorales y en algunas gubernaturas acude en alianza con el PRI, formalizando ese PRIAN que tanto les ha echado en cara Andrés Manuel López Obrador. Al hacerlo el PAN también reconoce que nada lo diferencia del tricolor.

En lo estatal, el PAN ha ido acumulando contradicciones. Los legisladores guanajuatenses en el Congreso de la Unión se oponen a legislar sobre el uso lúdico de la mariguana, no obstante que se trata de un mandato de la SCJN.

Irónicamente le reclaman a Andrés Manuel López Obrador que proteste una determinación de un juez de Distrito, cuando ellos votan en contra de cumplir una del pleno de la Corte.

Eso no es todo. Los legisladores locales se niegan a modificar el Código Civil para reconocer el derecho de las personas del mismo sexo a contraer matrimonio o a establecer concubinatos, no obstante que el Poder Judicial Federal ha declarado inconstitucionales los artículos que hoy regulan esas uniones.

Parece que el PAN, al menos el estado, se ha quedado con ideas viejas y contradicciones nuevas.

Ruth Lugo, la migrante electoral

La “amiga” Ruth, como se hizo llamar en alguna de las tantas campañas electorales que llevó a cabo abanderada por el PAN, hoy aparece como virtual candidata de Morena para una diputación federal, por el distrito que comprende la capital del Estado.

Del PAN a Morena, de la derecha a lo que se presenta como la actual izquierda, no sin reconocer a la priista que lleva dentro. Ese es el trayecto político de Ruth Lugo.

Con esta candidatura, Ruth busca revivir políticamente, luego de su rotundo fracaso buscando la alcaldía de la capital por el PRI.

Es probable que Lugo no logre vencer a un posicionado Juan Carlos Romero en ese distrito electoral, sin embargo el cálculo de la neomorenista es preciso: perdiendo gana, pues su triunfo no está en las urnas, sino en haber logrado colocarse en Morena, de lo cual, irónicamente es responsable quien la llevó al PRI, Gerardo Sánchez.

¿Qué tiene qué ofrecer Ruth, ahora desde Morena? ¿Habrá cambiado de ideología? Seguramente no, pero eso es lo de menos con tal de obtener una candidatura y de colarse en Morena.

La duda es si en este reciclaje de candidatas y candidatos de un partido a otro, gana alguien más que ellos mismos.

Más noticias

Comentarios

spot_img