- Publicidad -
jueves, mayo 19, 2022

En Irapuato ‘después de ahogado el niño, tapan el pozo’

“Después de ahogado el niño, tapan el pozo” dice el refrán y que bien le queda a Irapuato.

Ya en el 2020 en León durante una manifestación feminista hubo abuso policial contra mujeres y periodistas.

Para abril del 2021 la Procuraduría de Derechos Humanos del Estado de Guanajuato emitió una propuesta para los 46 municipios de la entidad, cuyo objetivo era un reglamento para garantizar el derecho a la manifestación.

León en ese entonces representado por Héctor López Santillana se hubiera visto súper mal de no haber atendido la recomendación y ya no se hable de Cuerámaro, de donde salieron hasta terroristas de una manifestación que solo exigía justicia por el asesinato de cuatro adolescentes a mediados del 2019.

Sin embargo, a los alcaldes del resto de los municipios les entró por un oído y les salió por el otro y eso incluyó a Irapuato, cuyo exmunícipe, Ricardo Ortiz Gutiérrez, ya era bien sabido que eso de los Derechos Humanos no lo masticaba.

Pero, ¿la actual presidenta municipal Lorena Alfaro? Pues le tuvo que entrar, no quedó de otra, la alcaldesa de reacción apenas se pronunció por la revisión del reglamento, que quiere actualizar, aparentemente ni se enteró de lo que pasó en León y en Cuerámaro.

Pero vaya que sí se enteró de lo que pasó el primero de mayo en la marcha feminista, donde hasta ahora no ha reconocido al cien, los abusos de los que fueron víctimas las 28 adolescentes y mujeres detenidas con lujo de violencia por las policías de género, quienes mostraron el cobre y no precisamente la capacitación que tanto se presumía.

Por lo pronto pozos se seguirán tapando, pues todo indica que contaremos varios niños ahogados.

El desprecio a los médicos mexicanos

La decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador para contratar 500 médicos cubanos, puso el dedo en la llaga de un gremio que viene de un duro desgaste tras la pandemia de Covid.

Mientras decenas de médicos que egresan de la Universidad de Guanajuato y de otras casas de estudio en el país, buscan una oportunidad para trabajar en el servicio público, los espacios ahora se acortan más por decisión presidencial.

La molestia no es para menos. En los momentos más complicados de la pandemia los médicos mexicanos sacaron adelante a pacientes, sin el pago de horas extra y con la promesa de tener una plaza.

Entre esas condiciones y la decisión del presidente para otorgar espacios de trabajo a médicos cubanos, el sector salud del país se ha movilizado.

Es necesario que el presidente recapacite, de lo contrario no sería raro que en las siguientes semanas se vean movilizaciones de médicos agraviados, ya no solo por sus propias condiciones, también por un desprecio tácito que termina por denigrar su labor.

Y en Guanajuato lo mismo tras la promesa de las plazas a su labor, como los primeros respondientes  al coronavirus.



Más noticias

Comentarios

spot_img