- Publicidad -
sábado, abril 17, 2021

Díaz Ezquerra y la urgencia de consolidarse

Héctor Díaz Ezquerra aplicó para un cargo que lejos está de mantenerse atento de las familias de personas desaparecidas, y al margen de las complejidades de embrollo burocrático que persiste entre la entidades centralizadas del gobierno estatal y una Fiscalía General del Estado que mantiene sus propios procesos.

El comisionado Estatal de Búsqueda en realidad está en medio de las diferencias de criterio que han existido entre la Secretaría de Gobierno de Luis Ernesto Ayala Torres, y la Fiscalía de Carlos Zamarripa Aguirre, que hasta ahora niega toda fosa clandestina en Guanajuato, por encima de la documentación de los hechos realizada por instituciones como la Universidad Iberoamericana.

Por un lado, la Físcalía es la única responsable del seguimiento de las investigaciones ¿De qué sirve una búsqueda que arroje hallazgos, si al final el proceso se entrampará en el seguimiento? Por otro, la Comisión de Búsqueda está obligada a coordinar una eventual brigada de intervención, si así se lo solicitan familiares de alguna víctima.

Si el estudio que el programa de Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana es tomado como base por las familias, entonces la Comisión Estatal de Búsqueda habría de investigar los 109 puntos repartidos en 29 municipios, aunque en lo legal haya diferentes sobre la definición de lo que es una fosa.

Por todo lo anterior, Díaz Ezquerra está obligado a consolidarse rápido en el cargo yen el equipo de trabajo, para evitar el destino que han seguido otros organismos en México y que han advertido académicos y defensores de derechos humanos: una simple oficina de administración del dolor.

La Virgen de la Cueva

La regidora de Morena en al Ayuntamiento capitalino, Karen Burstein Campos, se pasó por el arco del triunfo los reglamentos municipales y realizó un evento en su restaurante “La Virgen de la Cueva”, ese que se ubica por Noria Alta, sin el permiso correspondiente.

Al parecer a la morenista poco le importó la contingencia sanitaria, y como trae bien puesta la camiseta de la iniciativa privada, como dijo en la pasada sesión del Ayuntamiento, donde por cierto voto a favor de echar para abajo el Programa Municipal de Desarrollo Urbano y de Ordenamiento Ecológico y Territorial (PMDUOET), lo que le interesa es recuperar los ingresos perdidos.

Quizá la regidora se siente intocable por la posición en la que se encuentra, y el pasado sábado por la noche su negocio estuvo funcionando al parecer como si fuera un antro, cuando su giro es de restaurante bar.

Incluso los asistentes al evento invadieron la carretera al estacionar vehículos afuera del estacionamiento, hecho que fue criticado en redes sociales pero no observado por la autoridad municipal.

Al restaurante llegaron inspectores de Fiscalización y Control, dicen que por reportes ciudadanos aunque pareció un revancha política tras el rechazó de Burstein al PMDUOET, y desalojaron a las personas, mientras que se aplicó una infracción por no contar con el permiso.

El director del área, Gustavo Bück, declaró que la infracción fue por la falta de permiso, pero también se hizo un apercibimiento para que respeten su giro de restaurante bar, y no operen como si fueran un antro.

Contrario a otros casos, Bück advirtió que de no operar en regla va a aplicar todo el peso del reglamento al establecimiento sin importar que la propietaria sea la regidora de Morena.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img