- Publicidad -
viernes, junio 18, 2021

Esa deuda llamada Guardia Nacional

En buena medida, la conformación de la Guardia Nacional es una de las apuestas medulares del gobierno de André Manuel López Obrador, para atender la inseguridad y la violencia descarriada. Sin consolidarse, esa corporación civil con pies, manos y cabeza militar, pasaría al costal de intentos fallidos.

El problema mayor sin duda es que en ese intento se intensifica la pérdida de vidas humanas en cantidades cada vez más alarmantes. Un escenario que en Guanajuato se convierte en una bomba de tiempo con la disputa de dos cárteles, ya reflejado en un promedio diario de 12 víctimas al día, de acuerdo a los índices de Sistema Nacional de Seguridad Pública.

A pesar de ese escenario, el despliegue de la fuerza de la Guardia Nacional no se ha reflejado en igual medida a la problemática. Para los expertos y organizaciones dedicadas a observar la estrategia nacional de seguridad, no hay ninguna modificación que atienda la coyuntura.

Llama la atención que además Guanajuato sea de los estados que más donaciones de terrenos realizó, para la instalación de las bases. Eso sí, donaciones realizadas a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), no a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

Para Guanajuato se dispuso de 18 ubicaciones que, salvo en momentos excepcionales, se ha reflejado en una mayor presencia de la Guardia Nacional.

En materia de responsabilidades y omisiones, no cabe duda que los gobiernos estatales tienen una parte fundamental, pero si una fuerza puede ser definitiva para enfrentar las crisis, esa es la de un Gobierno Federal a través de sus corporaciones.

Policía silaoense, un blanco débil

Tres elementos de Policía de Silao fueron asesinados en las primeras horas del lunes. Con sus muertes, suman ya seis ejecuciones de esta corporación cometidas en los últimos quince días y ocho en lo que va del 2020.

Esta cifra, comparada con el número de fuerza que seguro existe en un municipio como Silao es alarmante. Además Luis Felipe Hernández Lara -quien hasta ayer por la tarde se desempeñaba como titular de la Dirección General de Seguridad- ya reconoció que los policías trabajan en condiciones que no garantizan su completa seguridad, pues no tienen el equipo, armamento ni capacitación necesaria.

Después de estas declaraciones y de los homicidios cometidos, el alcalde Antonio Trejo decidió cambiar la cabeza de esta dependencia y nombrar a Rómulo Catalán como encargado de despacho.

Las autoridades no han dicho a qué vinculan estos homicidios y tampoco si hay relación entre la ejecución de hace casi dos semanas y la ocurrida ayer por la madrugada.

Hay otras versiones de amenazas directas del crimen organizado, luego de que la Policía Municipal de Silao montara retenes justo a la hora de la liberación de la mamá de ‘El Marro’.

Tengan o no alguna relación los homicidios de policías en Silao, el hecho es que ya hubo una declaración explícita de que a la corporación le hace falta mucho, y también un grito de auxilio desesperado que se le hace al Gobierno Estatal.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img