- Publicidad -
lunes, abril 19, 2021

Celaya, sin aprender del pasado

#UnDíaSinNosotras fue un esfuerzo nacional promovido en 2020 para que en distintos ámbitos laborales, sociales y educativos, las mujeres hicieran visible la importancia de su papel.

A regañadientes, algunos Ayuntamientos se sumaron a esta iniciativa nacional y “dieron permiso” de que las mujeres se ausentaran de sus jornadas.

Para este 2021, #UnDíaSinNosotras se retomó en algunas esferas pero otras, como el Ayuntameinto de Celaya, advirtieron de una vez que no habría tal posibilidad y que todas debían trabajar.

Vaya ejemplo que da uno de los municipios gobernados por una mujer. Pues desde 2020, fue uno de los que más se tardó en sumarse a la iniciativa y para 2021, de manera inmediata se dijo que no se retomaría esta movimiento nacional.

Además, de manera enfática se señaló que la mejor prueba de que hay apertura para con las mujeres, es permitir que más de 900 trabajen en esta administración pública… ¡ah, pero ojo! Porque el total de empleados es de 3 mil 100.

Celaya no aprende del pasado, y tan es así que se ha colocado como uno de los municipios con más feminicidios a nivel nacional y también uno donde más desapariciones de mujeres hay en Guanajuato.

Feminicidio, igual en todo el país

Es probable que ayer haya habido un avance pequeño en la lucha de las mujeres.

La Cámara de Diputados federal aceleró una reforma que se había estado aplazando inexplicablemente: homologar el delito de feminicidio en todo el país.

Esto es, que ese delito tenga las mismas implicaciones conductuales y penales en todas
partes del territorio nacional.

De aprobarse en definitiva, evitará que haya estados que, con tal de no reconocer estadísticamente la comisión de este delito, dificulten su configuración.

Hasta hoy, un feminicidio tiene características diferentes, dependiendo donde se cometa, lo cual no solo es un gran absurdo del sistema penal, sino que representa una laguna que en muchos casos genera impunidad.

La reforma, de lograrse,todavía tiene que recorrer un trecho en el legislativo federal y luego en el de cada estado, pero podría ser la punta de lanza para caminar a un solo Código Penal para todo el país.

Lo cierto es que las demandas de las mujeres van mucho más allá de lo que puede significar este cambio penal y lamentablemente siguen atendiéndose a cuenta gotas y de manera desarticulada y así seguirán mientras desde el gobierno no se entiendan todos los pactos que se deben romper.

Más noticias

Comentarios

spot_img