- Publicidad -
domingo, mayo 16, 2021

FSPE, de nuevo protagonizando roces con manifestantes

Las autoridades lo han dicho una y otra vez: las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado son una de las mejores corporaciones de policía a nivel estatal. Tal vez sea cierto, pero en la práctica, las FSPE últimamente han protagonizado varios eventos donde muestran su lado más bruto.

En esta ocasión, los elementos de las Fuerzas de Seguridad Pública reprimieron a un grupo de manifestantes, integrantes de los Centros de Rehabilitación Unidos del Bajío, quienes de manera pacífica pero firme, tomaron las instalaciones del Palacio de Gobierno y la Secretaría de Finanzas, como una forma de exigencia para que las autoridades estatales atiendan sus peticiones en torno a la problemática de las adicciones.

Aunque los manifestantes ya habían llegado al acuerdo de que los elementos de seguridad estuvieran presentes pero no intervinieran, este pacto se rompió y se dio un encontronazo entre un numeroso grupo de policías estatales y los manifestantes. El resultado: dos jóvenes resultaron heridos.

Desafortunado encontronazo. Pero hace falta recordar el bochornoso capítulo que también protagonizaron cuando los policías estatales trataron de dispersar una manifestación de familiares de personas desaparecidas, ocurrida en la Glorieta Santa Fe.

Por este evento, hasta hubo recomendaciones por parte de la PDHEG que iban dirigidas al titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, Alvar Cabeza de Vaca.

Ni este evento sirvió para que aprendieran…

La Policía capitalina, una red de complicidades

La denuncia que ha hecho una mujer de la corporación policiaca capitalina ha puesto en evidencia a la Secretaría de Seguridad Ciudadana como una dependencia agresora de mujeres.

El solo acoso sexual y luego laboral que sufrió y está sufriendo la víctima ya constituyen hechos sumamente graves como ser atendidos con todos los protocolos que supuestamente hay para estos casos; pero la dependencia que encabeza Samuel Ugalde decidió ir por el camino contrario: negarlos, luego minimizarlos, normalizarlos, taparlos… todo lo necesario para proteger al agresor.

Así, con la denuncia se prendieron todas los alertas al interior de la Policía, pero no para protegerla a ella, sino para encubrir al agresor.

Incluso Asuntos Internos aconsejó a la víctima para que desistiera de su reclamo y garantizar que no fuera a denunciar extramuros los hechos.

La denuncia también ha dejado expuesta una amplia red de complicidades en la que oficina de Asuntos Internos de la corporación, el Consejo de Honor y Justicia y el propio Samuel Ugalde aparecen como responsables.

Más noticias

Comentarios

spot_img