- Publicidad -
sábado, julio 2, 2022

La inseguridad de Lorena Alfaro

La principal e indelegable función de todo gobierno es la seguridad pública.

Es cierto que desde nivel nacional, y desde hace mucho años se ha incumplido con garantizar un entorno seguro para cada uno y cada una de quienes nos encontramos en suelo mexicano.

También es cierto que la inseguridad se ha acentuado en varias zonas específicas, y que la entidad es una de ellas.

Irapuato es, desde hace un bien tiempo, uno de los municipio que han visto cómo han ido perdiendo un ambiente seguro, con los graves deterioros que ello significa.

En ese contexto, no se podría achacar solo a Lorena Alfaro la situación que hoy vive Irapuato, a pesar de su largo recorrido en la administración municipal.

Sin embargo, de lo que sí es responsable Alfaro es de carecer de soluciones, para un problema que conocía.

Fue ella quien se propuso como candidata para gobernar, y por ende para revertir este grave problema del municipio fresero; fue ella a quien el electorado le dio esa confianza; y es ella quien no ha respondido como ofreció.

En la medida en la que transcurre su trienio, se observa a una alcaldesa, que no solo carece de las capacidades que dijo tener en campaña, sino que en su desesperación está sumiendo a Irapuato en peores condiciones de inseguridad y de violación a los derechos humanos.

Todo esto cuando aún no llegamos siquiera a una cuarta parte de su mandato.

Toros y “especialistas”

En las mesas de análisis que está llevando el Congreso del Estado, para decidir sobre la iniciativa en torno a prohibir las corridas de toros, compareció el Dr. Cesar Ángeles Sahagún, director del departamento de Veterinaria y Zootecnia de la UG.

El “especialista” dijo leer un documento preparado por el director de la División de Ciencias de la Vida, el Dr. Rogelio Costilla Salazar.

Una de las increíbles conclusiones de los supuestos expertos de la UG fue, entre otras, que los toros no sienten dolor al estar en la lidia, y que sobre ello tenían mediciones, aunque no presentaron ninguna, ni dijeron cuáles.

La afirmación hecha por Cesar Ángeles Sahagún se ve desmentida por un buen número de estudios serios, como el denominado “Concentraciones de hormonas opiáceas y su relación con la respuesta al dolor en el toro de lidia”, publicado por la Universidad de la Rioja, solo por citar un ejemplo.

La representación de la Universidad de Guanajuato, ante cualquier evento, conlleva una enorme responsabilidad, que evidentemente no fue asumida por estos “expertos”, quienes, al parecer, prefirieron expresarse desde sus aficiones, o peor, desde sus intereses.



Más noticias

Comentarios

spot_img