- Publicidad -
viernes, septiembre 17, 2021

La labor incómoda de los buscadores

Javier Barajas Piña no sólo era un integrante de la Comisión Estatal de Búsqueda, era una víctima, y desde la desaparición de su hermana Lupita en febrero de 2020, se encargó de promover las búsquedas en campo.

A decir de la Comisionada Nacional de Búsqueda, Karla Quintana, fue justamente esta labor comprometida de Javier, la que tuvo que ver con su asesinato el pasado sábado.

La labor de Javier, en colaboración con las familias y colectivos en Guanajuato, fueron las que permitieron la localización de varias fosas en distintos municipios así como la identificación de cuerpos, entre ellos el de la llamada ‘Maestra Lupita’.

El gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo reconoció que sólo de brinda protección a los buscadores y familiares de víctimas cuando ellos lo solicitan y especialmente en labores de campo.

Bueno, el homicidio de Javier demuestra que hay una nueva alerta roja y que el trabajo de los activistas y buscadores ya está siendo incómodo para quienes raptan y desaparecen.

Habrá que replantear no sólo la metodología de búsqueda, sino también mejorar la protección y garantías a las víctimas.

Por fin se acabaron las campañas

Ayer concluyó el plazo oficial de que disponían todos los y las candidatas a los diferentes cargos de elección popular que se disputan en el país y, por supuesto, en el Estado.

Cuando parecía que se trataba de campañas diferentes por la pandemia, en la que se debían evitar los tumultos, privilegiar la sana distancia, el uso de cubrebocas y las demás medidas de contención a la propagación del coronavirus en las que las autoridades de salud han insitido, llegaron los cierres de campaña y se olvidó todo.

No importó de que partido se trataba, casi todos recurrieron a las mismas estrategias.

En buena parte de ellas eran visibles los camiones en los que transportaron a las personas que acarrearon; en algunos lugares se notaba el uso de cubrebocas, pero al llegar a la concentración casi todos prescindieron de ellos, las personas estuvieron apretujadas, gritando consignas, lanzando porras a todo pulmón… en fin, a muchos de los futuros gobernantes les importó más mostrar su capacidad para acarrear gente, que la salud de quienes van a gobernar

Otra vez, como ya lo hacíamos notar, se trató de llenar plazas con acarreados, de convocar a través de grupos musicales, de arengas, no de propuestas.

Tristemente no importan los colores que vistan los candidatos, la política los mimetiza, los hace iguales.

Más noticias

Comentarios

spot_img