- Publicidad -
martes, octubre 4, 2022

Las momias no eran lo importante

Uno de los argumentos centrales que esgrimía Alejandro Navarro, alcalde de la capital, para llevar a cabo el nuevo Museo de las Momias, era la urgente necesidad de proteger y rescatar esos cuerpos áridos.

A pesar de esa supuesta urgencia, la ocurrencia de Navarro no pasó de un “esbozo” de proyecto, razón por la cual no fue autorizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Ahora que no habrá obra, proteger a las momias parece carecer de importancia para el alcalde, quien aplaza toda posible intervención en ellas, si acaso, para el próximo año.

Así, a pesar de tener crédito en mano, Navarro no supo qué hacer con el dinero, pues fue incapaz de articular un proyecto serio para salvaguardar ese patrimonio guanajuatense.

Todo ésto indica qué tal vez las momias no eran lo importante para Navarro, sino hacer una obra que iniciaría con un presupuesto de más de 100 millones de pesos.

¿Será que se empiezan a evidenciar la verdaderas intenciones…?

Despenalizar el aborto, imposible en Guanajuato

La agenda panista nunca ha estado a favor de la despenalización del aborto; sin embargo, sus intereses propios e ideologías han dejado desamparadas a miles de mujeres guanajuatenses que tienen que acudir a otras ciudades para abortar o que llevan un proceso peligroso y doloroso.

Esta semana no fue la excepción, luego que la presidenta de la Comisión de Justicia, Cristina Márquez Alcalá, reconociera que ni siquiera ha leído la opinión del Instituto Nacional de las Mujeres sobre despenalizar el aborto en Guanajuato, misma que fue enviada desde hace dos semanas.

El documento con la opinión a favor del aborto por parte del Inmujeres ya fue recibido por diputadas y diputados de las comisiones de Justicia, Igualdad de Género, Salud, Derechos Humanos y a la Junta de Gobierno y Coordinación Política, pero la panista Cristina Márquez sigue negando que a ella no le ha llegado el documento, por lo tanto, aseguró que no puede emitir una opinión.

Se sabe de antemano que su postura es, como ella dice, “defender la vida” y no tener en la agenda del Congreso la despenalización del aborto, pero el hecho de que desaire la propuesta del propio Inmujeres deja mucho que desear y nuevamente deja desamparados los derechos humanos de las mujeres guanajuatenses.

Independientemente de si le llega o no el documento a Cristina Márquez, ya va siendo hora de que en el Congreso Local se debatan temas transcendentes, enfocados en erradicar la violencia contra las mujeres no solo en los espacios públicos, sino también en los hospitales, donde ya no debería existir temor porque la mujer decida sobre su cuerpo y aborte.

Más noticias

Comentarios

spot_img