- Publicidad -
sábado, julio 2, 2022

Las prioridades del Congreso

Los y las diputadas del Congreso del Estado han iniciado la discusión sobre la prohibición de las corridas de toros en la entidad.

Definir la permanencia de la tauromaquia o su proscripción, sin duda es importante, por sus implicaciones económicas, culturales, artísticas, ambientales y en materia de derechos de los animales, pues está de por medio la muerte, simplemente por espectáculo.

El tema provoca un debate grande, y es bueno que el Congreso se ocupe de él; pero también deja dudas sobre las prioridades del Legislativo.

A pesar de estar resuelto por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, desde hace ya mucho años que es inconstitucional prohibir a las personas del mismo sexo contraer matrimonio, no se ha logrado una reforma en el Código Civil.

Tampoco se ha despenalizado el aborto, sobre el que la misma Corte ha resuelto que no se puede criminalizar a ninguna mujer por interrumpir su embarazo.

Estas dos reformas pendientes en el Congreso están esperando turno, porque a decir de algunos diputados y diputadas hay temas más urgentes, a pesar de que se traten de la esencia de nuestras leyes: los derechos humanos.

Ante esto sería bueno justificar y transparentar las decisiones legislativas, no vaya a ser que estén buscando pretextos para no corregir lo inconstitucional.

Médicos foráneos e infraestructura local insuficiente

Andrés Manuel López Obrador ha sido tajante: no hay marcha atrás en la contratación de al menos 500 médicos cubanos. Esto asegurando que hay un déficit en especialistas que aceptan acudir a zonas rurales.

En Guanajuato, así como en todo México, los médicos se han manifestado exigiendo al Gobierno Federal que se otorguen estas plazas para los profesionistas nacionales… las exigencias también incluyen temas de infraestructura, pues parte del problema de falta de médicos en zonas alejadas es porque no se garantizan las condiciones mínimas requeridas para la práctica médica.

Y algo así parece estar ocurriendo en la clínica T-58 del IMSS en León, donde el personal médico tuvo que recurrir a un paro momentáneo de labores para exigirle, justamente a la federación, que otorgue lo mínimo necesario para poder atender a los pacientes.

El personal médico dijo que no hay ni paracetamol, ni material de curación e incluso deben pedirle a los pacientes que lleven sus propias sábanas.

Pareciera que el presidente de México está más preocupado por quedar bien con los médicos cubanos que por cumplirle a los pacientes que requieren atención de calidad.



Más noticias

Comentarios

spot_img