- Publicidad -
martes, enero 25, 2022

Los cómplices de Jorge Romero

Un video recientemente publicado por la periodista Denise Maerker mostró que mientras ocurría la presunta violación por parte de Jorge Romero a Regina, llegó una patrulla de la Policía Municipal de Irapuato al estacionamiento en el que se encontraba la camioneta en la que ocurrieron los hechos.

Sin embargo, una tercera persona, chofer del presunto agresor, habría hablado con los elementos de seguridad “convenciéndolos de no molestar” al diputado federal electo.

El peso de las influencias, o de algo más, hizo que la patrulla se fuera, dejando a la víctima a merced de su agresor.

Hoy se sabe que a la agresión que habría cometido Jorge Romero se debería de agregar el análisis de la responsabilidad de su chofer y de los policías municipales.

De estos últimos no se ha hablado, ni por parte de la Fiscalía, ni del municipio. No lo hizo Ricardo Ortiz, ni lo ha hecho Lorena Alfaro, exalcalde y alcaldesa -casualmente- del mismo partido político de Jorge Romero.

Silencios complicitarios, o al menos muy convenientes desde el poder, para proteger a un presunto agresor sexual que hoy está gozando de la reclasificación del delito por parte de la Fiscalía y por tanto de su libertad.

…un atole para moverse

“No hay que mover el atole donde no hay atole”, así defendió Juan Carlos Muñoz Marquez, presidente del Patronato de la Feria de León, la fiesta privada que se celebró en una de las terrazas de La Velaria de la Feria, que “coincidió” con el cumpleaños de Guadalupe Robles, directora de este patronato.

A decir del Juan Carlos Muñoz, no hay desvío de recursos públicos; el evento se llevó a cabo gracias a un particular que pagó por usar la Velaria; coincidió que Matute tenía gira nacional, y también coincidió con el cumpleaños de Robles. Muchas coincidencias.

Además defendió que tanto ella, como él, tiene derecho de divertirse, y que las autoridades deben de atender temas más importantes que este.

Si bien, todos tiene derecho a divertirse, también es un derecho fundamental que ciudadanía conozca en que se gastan los recursos públicos, y más cuando tanta coincidencia hace dudar de sus palabras y de sus hechos.

El atole se debe mover bien, para que la nata que se queda en su superficie no se venga en el vaso donde ser vertirá.

Lo mismo pasa en este caso, hay que moverlo bien, para comprobar que esta coincidencias solo fueron coincidencias, y sino, que la autoridad tome cartas sobre el asunto.



Más noticias

Comentarios

spot_img