- Publicidad -
jueves, abril 15, 2021

Los desaparecidos en la crisis de violencia

Los colectivos de familiares de personas desaparecidas en Guanajuato se encuentran ante un complejo escenario, en el que definitivamente están expuestos a la revictimización.

La brigadas de búsqueda que se lograron a contracorriente como un derecho legal para las víctimas directas e indirectas, se logran en medio de la peor época de violencia que vive el estado, pese a la detención del presunto líder criminal de Santa Rosa de Lima, además de la resistencia de una Fiscalía General empeñada en imponer su ritmo.

Con la lentitud que caracteriza los procesos oficiales, las familias de personas desaparecidas han tenido que marcar la pauta de una Comisión Estatal de Búsqueda en pañales, que se mantiene expectante entre la información que se le baja a través de la Secretaría de Gobierno, y la que apenas recibe por parte de la Fiscalía.

Claro está que las familias avanzan sin importar las circunstancias burocráticas. Colectivos como A tu Encuentro, Mariposas Destellando Buscando Corazones y Una Luz en mi Camino, han comenzado a advertir, tanto la necesidad de buscar en los que fueran dominio del cabecilla delincuencial, como el riesgo que significa una intervención de tal nivel.

Es por ello que la revictimización está latente. Entre la negligencia oficial, por error o comisión, y un crimen organizado aun encendido por la aún resiente captura de su líder.

El drama de las víctimas de la violencia se recrudece ante una realidad en la que, como lo pronunció el Comité Internacional de la Cruz Roja, solo la verdadera voluntad política de los gobiernos, podría cristalizarse en un apoyo redoblado para las familias, que ni la pandemia de COVID-19 los desanima en la búsqueda de sus ausentes.

Que se cuiden solos

Con la última polémica declaración del alcalde de la capital, Alejandro Navarro, lo que ya no es extraño en él, pues pareciera que anda mal la cabeza, como a los que critica, a los llamados malandros.

El argumento que usa para justificar la ola de ejecuciones que se registraron en los últimos días en el municipio, es algo que otros políticos de poca capacidad han usado para justificar el problema del crecimiento de los asesinatos.

“Que los malandros se cuiden solos, y que se los lleve el tren, aquí no los queremos”, fue lo que dijo Alejandro Navarro, quien agregó que su gobierno solo cuidará a los decentes y a los que se porten bien; en ese caso no se sabe si expedirá salvoconductos o algún otra especie de documento a quienes les de el aval de gente bien portaba para que los proteja la policía preventiva.

La ola de asesinatos se presume ha sido por problemas de tráfico de drogas, especialmente de la conocida como cristal, los que se han disparado desde la detención del líder del cártel de Santa Rosa de Lima, José Antonio Yépez “El Marro”.

El hecho de que se sepa que su gobierno y su secretario de Seguridad Ciudadana, Samuel Ugalde, ha hecho muy poco o nada para prevenir que siga creciendo ese problema, es bastante criticable.

El mismo Samuel Ugalde, ha reconocido que el problema de la violencia se genera por que ha crecido el consumo de cristal, y como lo ha dicho la regidora María Esther Garza se está vendiendo la droga a menores de edad, pero bueno son seguramente gente que entraría dentro de la categoría de malandros.

Navarro dice que para evitar estos hechos y que los jóvenes caigan en manos del crimen organizado, es necesario tener familias fuertes y solidas, hay que ver, también, quiénes entran en esa categoría, pues a decir del alcalde las familias tienen la mayor responsabilidad en ese tema.

Por eso habría que ver qué hacemos con nuestro alcalde, pues como es de todos conocido anda en franca campaña para reelegirse.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img