- Publicidad -
sábado, abril 17, 2021

Los pretextos del PAN

Ante el exhorto del INE y el IEEG a los partidos políticos de ser incluyentes en sus candidaturas y considerar a personas de la comunidad LGBTTTIQ, el PAN contestó que llegó tarde, pues ese partido ya había resuelto quienes serían sus candidatos y candidatas a
los diferentes cargos de elección popular.

El dirigente interino, Eduardo López Mares agregó que las convocatorias en Acción Nacional fueron abiertas para simpatizantes y militantes, lo que según él no excluye a “personas de diferentes agrupaciones, personas que tuvieran discapacidad y -respondiendo a la pregunta de la reportera- algunas de las personas que tú comentas”.

Obviamente las convocatorias de todos los partidos están abiertas para todos y todas, de lo contrario se violarían derechos fundamentales, pero lo que tanto el INE, como el IEEG pretenden es que esa inclusión sea expresa y sea real.

Es difícil creerle a López Mares, cuando ni siquiera se atrevió a llamarle por sus nombres a las lesbianas, gays, bisexuales, trasvestis, transgéneros, transexuales, intersexuales o queers, y más cuando la agenda y los derechos de estas personas y colectivos no solo son
ajenas, sino contrarias al PAN, quien solo ha dado cabida a candidatos y candidatas -al menos públicamente- heterosexuales.

La inclusión no se tendría que dar por mandato de la ley o por exhorto de las autoridades, sino por el más elemental compromiso con los derechos de los gobernados y de quienes pretenden gobernarnos.

La petición del INE y el IEEG no es tardía, más bien los criterios del PAN suenan anacrónicos.

El revés de Beatriz Hernández

Tal parece que Beatriz Hernández Cruz optó por dejar detrás la imagen de buena samaritana y mostrarse como es.

Es el caso de Fernando Martín, un migrante hondureño a quien hasta junio del 2019, la munícipe estaba dispuesta ayudar. Casi dos años pasaron y con la nula esperanza de volver a reelegirse, decidió desalojar al indigente del lugar, donde ella misma le autorizó construir su pequeña choza.

El argumento: quejas de que la persona era agresiva y vivía en un espacio público en condiciones insalubres.

Para empezar, ¿era la única forma de ayudar?, ¿Se consideró la opinión de la totalidad de los vecinos?, ¿Hubo acaso un diálogo para llegar a un acuerdo entre todos los colonos? enserio, con ese tipo de decisiones y ‘apoyos’ ¿Le hubiera gustado reelegirse?

Sin embargo, el desalojo del migrante no fue lo peor, para los colonos que lo apoyan, calificaron como inhumano, el desmantelar la humilde vivienda, sin el consentimiento de Don Fer, quién está hospitalizado, luego de una cirugía.

Una vez que el tema estaba en boca de todos, en un comunicado, el Municipio incluso aseguró que el indigente padecía tuberculosis, consecuencia de las condiciones de la construcción en la que vivía y que lo habían llevado a recibir atención médica.

Claro que los vecinos se molestaron, pues con evidencias señalaron que Don Fernando no tiene tuberculosis, y desmintieron que el Gobierno Municipal haya movido un dedo para su atención médica.

Con esto concluimos dos cosas, a Hernández Cruz le gusta saludar con sombrero ajeno, cuando le conviene y peor aún, nunca hubo seguimiento o interés real en el caso del migrante, de lo contrario no se hubiera mentido en su condición de salud.

Esto, nos trae más preguntas, ¿qué hacen sus funcionarios del DIF y de Desarrollo Social?, ¿A cuántos indigentes incluso salmantinos apoyó, dejándolos vivir en una casa improvisada en la vía pública?

Más noticias

Comentarios

spot_img