- Publicidad -
lunes, abril 12, 2021

Navarro, el poder como revancha

Hay quien entiende el poder solo como la posibilidad de ejercer todas las revanchas que quiera. Uno de ellos, sin duda es Alejandro Navarro, el alcalde panista de la capital, y virtual candidato de ese partido político para reelegirse.

Hace unos meses Navarro fue exhibido, entre otras cosas, por facilitar la construcción de “La Cucursola”, un desarrollo habitacional en plena sierra de Santa Rosa, favoreciendo a otro panista, el diputado Sergio Ascencio Barba.

Fue la delegada de esa comunidad serrana, la que encabezó la oposición que impidió se continuara con el proyecto, por infinidad de razones, entre ellas: no hay agua suficiente para abastecerlo, además del evidente daño al medio ambiente.

Blanca Cabrera Martínez, la delegada, hizo lo que tenía que hacer, salir en defensa de su comunidad, y de paso de varias zonas aledañas, que también se abastecen de la misma fuente: la presa de Peralillo.

Pero el alcalde y el diputado parecen haber “encontrado” como quitar a Blanca Cabrera del camino para poder seguir adelante con la construcción de viviendas en esa zona del municipio, así que por “denuncias anónimas”, la acusan de cobrar piso a los y las comerciantes que van a Santa Rosa a vender sus productos, y en consecuencia Navarro se acordó que tiene una Contraloría a su servicio y para sus caprichos.

Así algunos panistas han pasado de gobernar pretendiendo “el bien común”, a ejercer el poder como revancha.

Acompañamiento, no hostigamiento

Fosas y más fosas aparecen por todo Guanajuato: Villagrán, Salvatierra, Acámbaro, Irapuato y Celaya, son algunos de los municipios en los que se han detectado estos entierros clandestinos.

La aparición de fosas se veía venir y fue prevista por los colectivos de búsqueda, es decir, por familiares de personas que han desaparecido en los últimos años en esta entidad. Y que son justamente ellos los que han impulsado las Leyes de Víctimas y de Desaparición de Personas, además de las búsquedas en vida y en campo.

Lo malo es que las autoridades no han estado a la altura de las circunstancias y pareciera que se avientan la bolita entre sí. Que si es un asunto de la Fiscalía, que si le corresponde únicamente a la Comisión Estatal de Búsqueda o a la nacional.

A las autoridades se les olvida que debe ser un asunto de todos. Que las autoridades municipales deben ser facilitadoras y no hostigadoras, como las celayenses y que deben dar acompañamiento a las víctimas y no pretender arrestarlas y con ello revictimizarlas.

Los colectivos de búsqueda están impulsando una labor titánica de identificación forense, una labor que, sin duda, les correspondería a las autoridades.

Más noticias

Comentarios

spot_img