- Publicidad -
martes, octubre 4, 2022

¿Policías honestos?

Apoyo y respaldo a policías honestos, dijo la alcaldesa, Lorena Alfaro García por lo menos tres veces y este compromiso o afirmación, dejó más dudas que certezas.

¿Cuántos policías deshonestos hay entre las filas de la corporación de Irapuato?, porque la insistencia sonó a qué reconoce que los hay y quería que les quedará claro el mensaje.

De ser así es preocupante, porque eso significaría limpiar la corporación, algo que sencillamente la alcaldesa se negaría a hacer en su afán de mantener la imagen de su administración y de su marca ‘Gobierno’ para la que sacó un logotipo con la ‘A’ de Alfaro que asegura que es el cerro del Piloncillo, un símbolo importante de Irapuato.

Haga limpia o no, se ve mal que maten a policías y que solo haya reconocimiento para uno que tuvo que morir ante sus ojos, porque asume que a quienes han asesinado fuera de servicio, están coludidos.

Haga limpia o no, se ve peor que los tengan que correr cuando son evidenciados en videos por abuso policial.

Hagan limpia o no, es vergonzoso que una policía de género haya violentado a mujeres durante una marcha.

Haga limpia o no, esta mal que haya una policía turística y en el centro histórico hayan asaltos y robos a comercios.

Y ese mal actuar no se corrige con pedir castigo para los criminales que asesinaron a Francisco Rodríguez, solo para destacar una gesta heroica que después de años, no contó con la presencia de autoridades estatales y militares.

Aún recuerdo mis clases de arte.

El maestro ponía al centro un objeto; un florero por ejemplo, y a mí y mis compañeros nos sentaban alrededor con nuestros caballetes para hacer una pintura desde nuestra ángulo de perspectiva.

Tal parece que, la seguridad en Celaya y el Estado se ve de la misma manera, al centro justamente los actos delictivos y alrededor están las autoridades de gobierno, los grupos de seguridad, los empresarios y la sociedad, cada quien con su perspectiva.

Tal es el caso del general José Andrade, coordinador de la Guardia Nacional en el Estado, quien consideró a Celaya y el Estado como lugares tranquilos, porque la violencia solo es generada por los grupos delictivos.

Cuando terminábamos de pintar, el maestro retiraba nuestros bocetos y los revolvía, nos entregaba uno a cada quien y preguntaban la opinión del trabajo del compañero. Así obteníamos una opinión de la perspectiva de cada uno del dibujo realizado.

Sin embargo, tal parece que así no se lleva a cabo cuando se trata de la seguridad, el gobierno dice preocupado y ocupado, las instancias de seguridad dicen que se reducen los ilícitos, o aseguran que sólo se trata de violencia por grupos delictivos, los empresarios reconocen el cierre de negocios por extorsión y la sociedad vive temerosa ante los hechos violentos.

Parece que la perspectiva no se comparte y no hay una idea clara de cuál es el objeto que se tiene al centro llamada inseguridad, si bien se hacen trazo distintos no terminan por dibujar la forma para frenar la violencia.

Más noticias

Comentarios

spot_img