- Publicidad -
martes, mayo 18, 2021

Ruth Tiscareño, la necedad del PRI

En cuanto apareció su nombre en el primer lugar de la lista para las diputaciones locales plurinominales, un número importante de mujeres priistas parecían dispuestas a impedir que Ruth Tiscareño ocupara ese lugar de privilegio.

Las razones eran varias: desde la presunción de no cumplir con el periodo mínimo de residencia que se exige, hasta el hecho de estar desplazando a mujeres guanajuatenses con larga trayectoria en ese partido.

Los rumores corrieron. Varios dieron como un hecho que Tiscareño no llegaría; que el CEN rectificaría y empezaron a surgir varios nombres de mujeres para sustituirla.

Sin embargo, el PRI es fiel a su esencia: imponer y obedecer, y así pasó, aún a costa de lo que queda del partido. La decisión en las oficinas centrales de la Ciudad de México no cambió.

De nada valieron los tímidos reclamos de las mujeres priistas que ven cómo es que elección tras elección son desplazadas, ya sea por alguna que llega de otro partido, o de otra entidad federativa.

Los y las priistas nunca han aprendido a ser oposición, mucho menos al interior de su partido.

La soledad de los candidatos

Ha concluido la segunda semana de las campañas para los Ayuntamientos y una constante domina prácticamente a todas: la poca, muy poca convocatoria que logran.

En la mayoría de los videos que ellos y ellas suben a sus redes para promocionarse, se les ve con más acompañamiento de sus propios equipos de campaña, que con personas escuchándolos.

Algunos, simplemente hablan solos, recorren calles y callejones solos, ante la incapacidad de convocar a la ciudadanía y ante el desinterés por escucharlos.

Y no, no es nada más que estén haciendo campañas diferentes por la pandemia, a lo que algunos hacen, ni siquiera se le puede llamar “campaña”, pues no se sabe si están buscando ganar votos o queriendo dar lástima.

La soledad de muchos de ellos es su realidad.

Más noticias

Comentarios

spot_img