- Publicidad -
viernes, junio 18, 2021

¿Se equivocó Morena con Sheffield?

Cuando finalmente el presidente de la República decidió que el candidato por León a la alcaldía debía ser Ricardo Sheffield y desplazó a Marcelino Trejo, parecía que había atinado.

Partir de que Sheffield es más conocido que Trejo era un buen punto, pero muy básico y no suficiente. Junto con ello alguien debió haber medido también los negativos de ambos, porque de hacerlo se hubiera dado cuenta que mientras Marcelino Trejo le daba una frescura ciudadana a la candidatura, Sheffield arrastraba demasiados puntos en contra.

Si a eso agregamos la incapacidad de procesar las diferencias internas de parte del ahora candidato, lo que llevó al propio Marcelino a mejor dejar la planilla, eso ilustra un clima interior muy difícil en el búnker de Morena, que ve como la posibilidad de ganar la joya de la corona azul se le diluye como agua en las manos de Sheffield.

Sí, Sheffield es conocido; fue diputado y alcalde, pero también se le ubica no solo como quien brincó del PAN a Morena, lo cual muchos posibles votantes dicen no perdonarle; además de que el neomorenista que quiso disponer de la estructura del partido para sí, sin importarle por encima de quien pasaba; igualmente el candidato es recordado como el alcalde panista que no pudo retener la Presidencia Municipal para su partido.

Así que si su discurso es que en su Presidencia las cosas fueron muy buenas, la pregunta es entonces ¿Por qué no ratificaron ese rumbo los leoneses en la siguiente elección y acabaron votando por el PRI?

El escenario no parece halagüeño para Morena en León, pero menos aún para Sheffield que estaría ppor perder su segunda elección consecutiva, sin embargo estamos a pocos días de conocer la realidad.

Cierres masivos en pandemia

Hoy concluyen las campañas políticas. Después de varias semanas, al fin los ciudadanos pueden tomar un respiro de tantos spots, espectaculares y promesas, para analizar su voto y prepararse para la jornada del 6 de junio.

Las tontas tradiciones de los políticos implican operativos multitudinarios para el cierre de campaña, en donde los candidatos llevan acarreados e invitan a la población valiéndose de técnicas como realizar un concierto o prometer la torta y el refresco para el final del evento. Entre más espectacular es el cierre, quiere decir que hay ‘músculo político para mostrar’.

En esta tontísima práctica cayó el candidato del PAN a la alcaldía de Silao, Alejandro Peña Gallo, al congregar a 8 mil personas en La Alameda para que escucharan a un grupo norteño.

¡Pero qué tontería! Al candidato se le olvida que hay pandemia, que los eventos masivos están prohibidos, que hay semáforo amarillo y que apenas hace un par de meses, los hospitales -incluyendo los de Silao- estaban a reventar de personas enfermas de COVID-19 y los crematorios trabajaban a marchas forzadas.

Alejandro Peña Gallo no demostró su ‘músculo político’, demostró una total falta de empatía, una irresponsabilidad gigante y la poca importancia que le merece cuidar la salud y el bienestar de los silaoenses.

Ojalá que desde la dirigencia del PAN, al igual que de los demás partidos políticos, se haga un llamado a que los candidatos sean prudentes en el cierre de campaña y no sigan promoviendo prácticas estúpidas de antaño y muestren respeto por la población que quieren gobernar.

Más noticias

Comentarios

spot_img