- Publicidad -
miércoles, agosto 17, 2022

Un grito en el silencio

El músico de jazz Miles Davis, una vez dijo: “el silencio es el ruido más fuerte”.

Pero claro, con la rocola a todo volumen mi compadre no me entendió y mejor le tomó a su cheve. A veces es complicado hablar de comportamientos políticos, como hace ahora Javier Mendoza Márquez, presidente municipal de Celaya, al negarse dar entrevistas y hacerlo solo una vez por semana.

El silencio a veces cumple la función de castigo, como si fuera una salida para expresar enfado, inconformidad o sus reproches. Pero ¿de verdad resulta eficaz este método para superar un problema?, sobre todo porque el alcalde debe soportar por la falta de comunicación de su gabinete y no enterarlo qué hacen, y solo hacen que quede mal parado ante la prensa y la sociedad.

Ahora bien, si en lugar de abordar el tema lo que se hace es dejar de hablar, lo único que se logra es introducir una tensión adicional. A la disputa no resuelta se suma un limbo que puede llegar a ser una verdadera olla express que puede llegar a explotar.

Así, la solución más fácil para la Dirección de Comunicacion Social, en lugar de asumir la descoordinación con todos sus “enlaces” contratados en varias dependencias, optan por retirar al alcalde, mal asesorado, primero porque mi compadre pidió otra cheve y otra, porque Mendoza Márquez primero rechazó hablar de seguridad y ahora de todo.

Quizá en Comunicacion Social lo que desean es someter a la prensa a su propio punto de vista. Entonces utilizan el silencio como castigo, para que el otro se doblegue y tengan su gratificación egoísta, al olvidar que no es a la prensa a quienes le niegan una postura, es a toda la ciudadanía… Ya mi compadre está borracho, seguro ni caso me hizo.

Enroque entre MuMo y proyectos panistas

Tras la cancelación del Nuevo Museo de las Momias, el alcalde de Guanajuato adelantó que había entregado un paquete de proyectos a los síndicos y regidores de Acción Nacional.

Este paquete se hizo ver en rueda de prensa organizada por la fracción panista. Si bien, aseguraron que cada uno desde lo individual aportó a la designación de cada proyecto para que hubiera ‘diversificación’ en el destino de los 41 millones de pesos que hubiera aportado este año el municipio de Guanajuato al MUMO, se notó que hubo deficiencias en la planeación.

La primera de ellas es que parece que no parte de un diagnóstico de las principales deficiencias que tiene la capital, y que no se pone como prioridad a los sectores más vulnerables, y la segunda es que tampoco invitaron a los partidos ‘de oposición’ a la creación de este paquete de proyectos.

En la misma rueda de prensa aseguraron que necesitaban 9 votos —que ya tienen— para pasar los dictámenes en el Ayuntamiento. Dicen que no quieren ‘mayoritear’, pero es lo que posiblemente pasará, y que tendrán afrontar.

Lo que se puede entender de todas estas decisiones y de cómo se comunican, es que la fracción del PAN decidió qué hacer otra vez con el dinero del MUMO, sin previa autocrítica, de que tal vez uno de los errores del MUMO fue haber asumido qué es lo mejor para Guanajuato, sin consultar a la población.

Más noticias

Comentarios

spot_img