- Publicidad -
miércoles, diciembre 8, 2021

Sucesos paranormales en la San Miguel Chapultepec (partes I y II)

Lo platiqué con mi cliente y podemos ofrecer lo siguiente: contratar un seguro de responsabilidad civil que cubra los daños que se puedan causar a terceros por la construcción de la obra, mas no podemos constituir ninguna fianza—, dijo el abogado Iker Medina a sus homólogos de la contraparte, quienes tras varios segundos de susurros, el más grande de ellos contestó:

Tenemos un acuerdo— y extendió su mano al joven y petulante presidente de la empresa Construimos Casas, S.A. de C.V., Carl Koller, quien la estrechó con entusiasmo por saber que su empresa, que atravesaba por un momento difícil, ingresaría 500 millones de pesos por la construcción de un edificio y a la vez con confusión por no recordar la platica a la que su abogado refería. En el elevador, cuando ambos estaban a solas le advirtió: —Lo del seguro jamás lo platicaste conmigo. Lo voy a descontar de tus honorarios—.

Todo lo contrario, yo debería cobrarte más por recordarte que contratar un seguro de responsabilidad civil es una obligación que deviene de la ley; misma que tu padre ha cumplido religiosamente desde hacía treinta años cuando constituyera la empresa que tú pretendes dirigir—. Las puertas del elevador se abrieron e Iker descendió de él, mientras una sonrisa irónica se dibujaba en su rostro.

Haber concluido de forma exitosa dicha negociación, entre otras de similar cuantía, fueron las razones por la cuales Iker fuera ascendido al puesto de asociado en el prestigiado despacho Sanz & Sáez, S.C. Además del considerable incremento salarial, le significó un aumento de responsabilidades en la forma de tres constructoras internacionales, cada una más demandante que la otra, así como una nueva meta de horas mensuales facturables.

Iker era alto y delgado; tez morena y cabello lacio obscuro que peinaba de forma impoluta hacia atrás. Sus ojos eran negros y muy sensibles a la luz; motivo por el cual llevaba anteojos antireflejantes. Tenía veintiocho y pese a codearse con la crema y nata de la abogacía capitalina, vestía trajes sencillos de la marca jbe y calzaba diversos modelos de Flexi. No obstante la diferencia de precios entre sus prendas y las de sus colegas, jamás lucía desaliñado o fuera de lugar. Y a diferencia de ellos, él sí estaba a dispuesto a dar un esfuerzo adicional en beneficio de sus empleadores. Por ello que fuera tan apreciado entre los socios del despacho, quienes lo describían como un abogado inmobiliario de alto rendimiento cada vez que lo encontraban a deshoras golpeando armoniosamente el teclado de su máquina y la tenue imagen de la pantalla se reflejaba en los cristales de sus gafas.

Su padre había murto a causa de un cáncer de colón que había tardado tres años en quitarle la vida y a su madre las ganas de vivir la suya; razón por la cual Iker viviera con ella en un pequeño departamento de la colonia Toriello Guerra. Pese a la cercanía y cuidados de su único primogénito, ella se encontraría con su esposo ocho meses después de que él partiera. Cardiopatía fue la causa que se asentó en la acta de defunción, pero Iker estaba convencido de que su madre había muerto por amor. Habían pasado dos años desde entonces.

Iker tuvo suerte en poder vender el departamento al mismo tiempo en que se adjudicara a título de herencia la propiedad del mismo. Lo hizo a un vecino que quería ampliar el suyo. Y a fin de restar a las largas jornadas laborales, el tiempo de trayecto entre el departamento y el despacho que se ubicaba en la avenida Presidente Masaryk, se dispuso a hacer lo que todo soltero empoderado y con ganas de olvidar haría: mudarse. E inocentemente pensó que el precio de la venta del departamento aunado a sus ahorros serían suficientes para comprar un pequeño departamento en la colonia Polanco o las Lomas, pero lo cierto es que su millón y medio de pesos no bastaban ni para el enganche de un flat, como los agentes inmobiliarios llaman a los espacios de 40 metros cuadrados en los que la cama se ubica entre la estufa y el escusado. Ignoró las recomendaciones de colegas, familiares y amigos de buscar un crédito hipotecario, pues creía que destinar mensualmente cualquier cantidad al pago de intereses, sería un desperdicio de sus recursos. Y no se diga de rentar, que era capaz de escupirle a quien se atreviera a sugerirlo.

La búsqueda fue larga y tortuosa, y para sorpresa de nadie, sin éxito. Antes de la media noche de un martes particularmente tedioso, mientras su Nissan Versa se encontraba detenido en el tráfico de los carriles laterales del Blvd. Manuel Ávila Camacho —cortesía de las obras nocturnas en los carriles centrales— una notificación en su celular proveniente de un sitio de bienes raíces llamó su atención:

Departamento en la San Miguel Chapultepec en venta

220 m2 – 3 habitaciones – 2 estacionamientos

$1,500,000 MXN.

Parte II

Accedió a la publicación y encontró una extensa galería de fotos que mostraban un viejo departamento de techos altos y pasillos anchos; piso de loseta blanca que combinaba con elegantes muebles de tipo colonial hechos de madera obscura mismos que según el clasificado, venían incluidos con la compra del inmueble. Ningún espacio de éste fue dejado sin fotografiar, incluso las imperfecciones propias de su uso y el paso del tiempo eran explícitamente mostradas: una pared levemente agrietada, algunas losetas rotas y una cocina con estufa y refrigerador antiquísimos. También había una carpeta adjunta en la que se encontraba la copia del certificado de libertad de gravámenes, boletas de predial y agua, y demás documentos oficiales que legitimaban la increíble oferta. Sin embargo, Iker, que no se confiaba de nada ni de nadie, pensó que se trataba de un edificio con daños estructurales a causa del terremoto de 2017 o de una estafa. En fin, cualesquiera que fueran los motivos para una oferta tan buena, él no iba a dejarse llevar, así que la ignoró.

La segunda vez que el clasificado se apareció en su teléfono, lo hizo acompañando de su despertador que como todos los días sonaba a las 05:45 horas recordándole que si no salía del departamento dentro de veinticinco minutos, el trayecto a Polanco sería una hora más largo y que por lo tanto no llegaría a su clase de spinning. Igual que la primera vez, lo ignoró y continuó haciéndolo cada vez que éste se aparecía curiosa y sorpresivamente en los momentos más estresantes de su día, que últimamente eran los más. Desactivó las notificaciones provenientes del sitio, pero éstas inexplicablemente se le seguían apareciendo. Un día, agobiado por la curiosidad de saber que había detrás de ese clasificado, tomó su teléfono y se dispuso a marcar el número. Esperaba escuchar al otro lado de la línea, una voz rasposa y varonil de quien debiera ser el autor intelectual de la estafa, sin embargo, una voz femenina educada y señorial respondió:

—¿Bueno?—.

Buenas tardes señora. Mi nombre es Iker. Hablo para pedir informes sobre el departamento en venta—, respondió él con un tono menos agresivo en comparación al que había ensayado en sus pensamientos.

Hola joven Iker. Con gusto, aunque considerando lo detallado del clasificado, creo que lo que usted desea saber es la razón del precio. ¿O me equivoco?—, dijo ella con seguridad. Fue entonces que Iker notó en la voz de la señora un acento de tonos graves que le anunciaba que ella era extranjera, aunque no estaba seguro de dónde.

Tiene razón señora. Una disculpa. Lo que pasa es…—, balbuceó antes de ser interrumpido por la mujer.

No perdamos tiempo con disculpas joven. El valor comercial del inmueble, según avalúo, es de cinco millones de pesos. Y cómo usted se imaginará yo no voy andar regalando tres millones y medio de pesos a extraños—.

Por supuesto que no—, estuvo Iker de acuerdo.

Entonces lo que a mi me gustaría saber es porque debería considerarlo a usted y no a cualquiera de los cientos de interesados que me han marcado—. Ahora Iker se sentía confundido y por primera vez en muchos años experimentó la extraña sensación de no saber qué decir. Para su fortuna ella sí lo sabía: —Entonces lo veré el próximo lunes a las diecisiete horas en el departamento—, dijo ella no como una propuesta, sino como una orden y le dictó la dirección seguido de su nombre.

Ahí la veré señora Ingrid—, concluyó Iker y con ello el clasificado dejó de aparecerse en su teléfono, mas la enigmática voz de la mujer se repetía de forma constante en su mente. Llegado el día y diez minutos antes de las horas, él se encontró en la calle General Juan Cano en la que predominan casas y edificios vecinales antiguos, todos de colores y alturas dispares; no obstante, la unión de éstos con los cientos de árboles que brotan a lo largo y ancho de las banquetas, hacen que la calle sea simplemente divina. Un joven de elegante apariencia y mirada extraviada lo recibió en la puerta del edificio marcado con el número setenta y dos; Iker pensó que se trataba de algún residente, pero cuando aquel tomó asiento frente al escrito sobre el que había un libro de registros abierto de par en par y le pidiera su nombre y luego su identificación, cayó en cuenta que era el conserje del edificio. Subió por el elevador hasta el tercer piso y ahí encontró un pasillo perpendicular, cuyos extremos conducían a dos departamentos: el 301 y el 302. Éste era el de su interés, sin embargo, fue de aquel que salió una señora de edad avanzada y cabellos grises.

 

Continuará…

 

Said Farid Nasser Guerra
Abogado leonés especialista en derecho corporativo. Activista desde muy joven en la protección de animales. Actualmente se desempeña en el área jurídica de la empresa ABInBev. “Panza Verde”, apasionado por la lectura, el futbol, la bicicleta de montaña y la Fórmula 1.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img