- Publicidad -
sábado, febrero 24, 2024

El día en el que defecamos en la calle: Guanajuato Capital

Imagine un día como ninguno en la vida de Guanajuato Capital. Es un día en el que, por alguna razón, despertamos en un mundo sin pudor en el que atendemos nuestras necesidades de una forma mucho más natural. Nos despertamos, desayunamos, por ejemplo, chilaquiles con huevo, fruta y frijoles. Acompañamos todo con atole de guayaba. En distintos tiempos salimos todos a la calle para hacer nuestras actividades cotidianas. No es un día normal, en este día, defecamos en donde nos agarren las ganas. En ese día tan peculiar, si usted va al Mercado Hidalgo, o se encuentra subiendo las escalinatas de la Universidad de Guanajuato o pasea a su perro por la calle Sopeña y le dan ganas de orinar o defecar, ahí lo hace, en plena calle ¿Le parece grotesco lo que propongo imaginar? Pues es justamente la forma en la que vivimos. La pestilencia que distingue a la ciudad emana justamente de las aguas negras que llenan El Río Guanajuato. El actual gobierno municipal lo permite y el incendio del tiradero no es más que la punta del iceberg del problema que representa el mal manejo de residuos y desechos en la ciudad ¿Le parece una exageración? Veámos…

La solicitud de información a la Plataforma Nacional de Transparencia (folio 110198800004223) con fecha del 12 de mayo del 2023 arroja los siguientes datos. Desde el año 2004, el conjunto Plaza Pozuelos se comprometió a construir la infraestructura de un colector de aguas negras arrojadas directamente al Río Guanajuato. El colector de aguas negras cubriría un tramo desde la salida del túnel El Cuajín hasta Casa Mata. Esto no ha sucedido todavía, hay un proyecto que se quedó en el olvido. ‘Seguramente hay sanciones’, pensaría usted. Pues no las hay, un caso más de omisión y negligencia. Después de casi dos décadas, no existe medida legal de apremio alguna ejercida en contra del propietario de dicho centro comercial. Nignúna sansión, las aguas negras de la Plaza Pozuelo van directamente al Río Guanajuato. No existen registros de reportes de daños al medio amiente en la zona señalada causadas por dicha omisión del año 2005 a la fecha.

Vandana Shiva es una física, filósofa y escritora de la India. En uno de sus libros más célebres Abrazar la Vida (Staying Alive) define el mal-desarrollo como un paradigma que ve todo lo que no produce ganancias y capital como trabajo improductivo y por lo tanto, sin importancia para la vida. La omisión del gobierno del municipio en el caso de la Plaza Pozuelos, una omisión de dos décadas, es la muestra más clara de que su forma de gobernar sigue justamente el paradigma que describe Shiva. Uno que nos condena a vivir en el mal-desarrollo.

En 2017, Castreza Campos mapeó la relación entre diferentes exposiciones ambientales y ciento veinte municipios de los estados mexicanos con las tasas más altas y bajas de cáncer de mama a lo largo de doce años. La autora analizó casos de contaminación de aguas superficiales, suelos, aguas subterráneas, industrias contaminantes y contaminación del aire por plantas termoeléctricas. Encontró que la relación entre los municipios con mayor incidencia de cáncer de mama y toxicidad resultó positiva en tres variables: contaminación ligada a residuos industriales y actividad agrícola, aguas y suelos contaminados. Los municipios con mayor número de casos de cáncer de mama tuvieron un índice de desarrollo ‘alto’ o ‘muy alto’; algo que sugiere justamente la errónea relación entre lo que se entiende por ‘desarrollo,’ el precio que se insiste en pagar por este mal-desarrollo y la calidad de vida de la población. El caso de la incomprensible omisión del gobierno municipal para sancionar a la Plaza Pozuelos es una muestra de las prioridades de este gobierno. Los negocios por encima de la salud de la población.

Una de las principales tendencias de la medicina moderna es la de responsabilizar al individuo por su salud y absolver al estado. Si usted se enferma, seguro escuchará que quizás tiene mucho peso, no se cuidó, le faltó ejercicio, es su ‘estilo de vida’ el responsable. Sin embargo, el Estado está profundamente implicado en nuestra posibilidad de ejercer el derecho a la salud. En el estado actual en el que vivimos, quizás salir a caminar y respirar pueda ser un riesgo mucho más serio. El caso de la Plaza Pozuelos y la omisión del gobierno municipal de casi dos décadas es un ejemplo de cómo un mal gobierno puede enfermar a su población.

La suciedad deshumaniza: por eso impedir que los presos se laven es un dispositivo de tortura tan común según organizaciones de derechoso humanos. En su libro Historia de la Mierda (History of Shit), el escritor y psicoanalista Dominique Laporte (2000) describe el decreto que prohibía a las personas defecar en la calle en Francia del siglo XVI. Guanajuato Capital se encuentra a cinco siglos de resolver su gestión de desechos y residuos. Seguramente hay decretos, pero hace falta voluntad política y acción social. El incendio del tiradero a cielo abierto, la continua contaminación del Río Guanajuato, planes que al parecer permitirán un beneficio de metales en Santa Rosa contaminando de forma trágica sus arroyos y suelos, son solo ejemplos de que vivimos en un Municipio que se niega a priorizar el buen vivir.

Tenemos la suerte de contar con los recursos humanos de nuestra amada ciudad universitaria, equipos de geofísicos, ecologistas, abogados, artistas, urbanistas, biólogos, químicos, filósofos y otros tantos. Todos ellos(as) con probados conocimientos y con la pasión de involucrarse en la creación de una ciudad que nos haga sentir orgullosos. Contamos con colectivos ambientalistas con una capacidad extraordinaria para organizar transformaciones urgentes a la ciudad, a su movilidad y su gestión de recursos. Asociaciones civiles que trabajan para ser guardianes atentos de un patrimonio cultural y social compartido. El gobierno municipal decide, una y otra vez, ignorar estos recursos y en lugar de eso, destina recursos para desacreditar a quien note lo que a toda luz, es evidente. Parece que en lugar de aprovechar la inmensidad de recursos humanos que la ciudad ofrece y convocar a académicos, artistas y colectivos, el gobierno municipal se empeña en decidir nuestro destino colectivo entre amigos y familiares ¿lo vamos a dejar? De las acciones que tomemos ahora como población dependerá el futuro de nuestra amada ciudad y también de nuestra salud. Nuestra omisión nos puede costar muy caro, el mensaje para la siguiente administración, para cualquier persona que decida representarnos debe ser contundente. Quien no tenga la capacidad o la voluntad de cuidar nuestra ciudad, sus suelos, ríos y arroyos, su agua, su calidad de aire, bosques de encinos y la fauna que los habita, la movilidad urbana y la prevención de incendios, no merece representarnos. Quien no esté listo(a) para sentar a la mesa de planeación a aquellos(as) que cuentan con la capacidad y el interés de resolver los problemas que nos aquejan, no merece representarnos. Quien se niegue a escuchar la voz y cuidar la salud de la población que habita la ciudad, no merece representarnos.
Es ahora o nunca.

Castrezana Campos, M. del R. (2017). Geografía del cáncer de mama en México. Investigaciones geográficas, 93, 0-0.

Abril Saldaña
Abril Saldaña
Doctora en sociología por la Universidad de Manchester en Inglaterra. Es actualmente profesora-investigadora de la Universidad de Guanajuato, Campus León. Sus intereses de investigación son género y sociología del cuerpo y ha publicado artículos sobre trabajo doméstico, mestizaje, racismo y desarrollo sustentable/ecofeminismo. Su página personal es: http://ugto.academia.edu/AbrilSaldañaTejeda Correo electrónico: abrilsaldana@gmail.com Twitter: @Abril_SaldanaT

ÚLTIMAS NOTICIAS

Más noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS

LO MÁS LEÍDO