- Publicidad -
miércoles, abril 14, 2021

El dolor del parto

Por Judith Pelcastre, Educadora Perinatal y Doula.

 

En el marco de la Semana Mundial del Parto Respetado, que este año se celebró del 17 al 23 de mayo del 2020, con el lema “Mi decisión debe ser respetada” quiero compartir un poco mi percepción como acompañante en el embarazo a través de los cursos de psicoprofilaxis y como Doula de parto.

Un sinfín de mujeres en el curso expresan que tienen miedo al dolor del parto, no tanto por lo que ellas puedan creer o pensar si no por toda la mala información que hay alrededor del parto; se cuentan tantas historias nefastas del parto que si es de tener miedo. Incluso hay mujeres que llegan buscando información pero que prefieren tener una cesárea para evitar el dolor del parto, ¿Como si la recuperación de la cesárea no fuera dolorosa?

La mujer en trabajo de parto es fuerte, y sabe cómo parir, sin embargo, le hemos quitado ese poder de parir, metiéndole miedo, dejando de creer en ella y si la mujer no cree que puede hacerlo difícilmente lo hará, la actitud de la mujer, su pareja y su familia ante el parto es lo que le inyectara esa fuerza que necesita. Para poder parir se necesitan tres cosas “música suave, luces bajas y creer en ella” resumen del Dr. Michel Odent quien también recomienda no perturbarla durante el trabajo de parto.

El poder de la bata blanca (personal de salud médicos y enfermeras) cuenta mucho si el obstetra o alguien del personal de salud hace un comentario a la mujer respecto a si podrá o no parir, ella se lo toma literal, en las reuniones familiares tendemos a contar todo lo malo que puede o no ocurrir y así vamos restando ese poder de parir.

La mujer en trabajo de parto debe darle un significado diferente al dolor, ya que la intensidad de las contracciones es muy diferente a un dolor común.

El dolor común lo definimos como: Percepción sensorial localizada y subjetiva que puede ser más o menos intensa, molesta o desagradable y que se siente en una parte del cuerpo; es el resultado de una excitación o estimulación de terminaciones nerviosas sensitivas especializadas.

El dolor emocional lo definimos como: Sentimiento intenso de pena, tristeza o lástima que se experimenta por motivos emocionales o anímicos.

El dolor en el trabajo de parto es: Ocasionado por las contracciones de los músculos y la presión sobre el cuello uterino. Este dolor se puede sentir como un cólico intenso en el abdomen, las ingles y la espalda. A diferencia del dolor común, las contracciones tienen un principio y un fin y dejaran que la mujer tenga tregua para respirar y prepararse para la siguiente.

Defino las contracciones como olas de mar que, al principio en la primera fase del trabajo de parto conocida como “latente” las olas son tan tranquilas duran 30 segundos, como estar en “Cancún”, la mujer puede controlar de forma sencilla y fácil e incluso hará su vida normal; esta primera fase es la más larga de todas y aquí estarás el mayor tiempo de tu trabajo de parto.

Las contracciones de la segunda fase “activa” las olas ya son más intensas y si estuvieras en la playa de “Vallarta” y no estas bien puesta si te andan tumbando, las olas duran de 40 a 60 segundos, con una buena concentración, posición, respiración y conexión la mujer puede controlar perfectamente estas olas, llegaremos a la fase de transición que como su nombre lo indica la mujer transitara física, química, biológica, y emocionalmente.

En olas muy intensas, estarás surfeando en “Hawái” con olas que duran 60 segundos pero el intervalo es corto, es aquí donde la mujer requiere de estar en una posición cómoda de preferencia vertical (parada, sentada, hincada, en cuatro puntos)para que por gravedad él bebe se vaya acomodando y duela menos, requiere el sostén de un brazo que la entienda y la ayude a concentrarse y a conectar (la pareja o la doula, o la persona de su elección), necesita respirar y concentrarse pero ante todo necesita estar y sentirse segura para poder continuar.

La etapa que sigue se llama expulsivo donde las olas bajan la intensidad y ahora aparece inevitable el deseo de pujo para que nazca el bebe, y aun cuando la intensidad ya no es tan fuerte hay mujeres que refieren muy intenso el pujo, en mi apreciación es mas por el miedo a la maternidad que por la parte física, en este punto la mujer sabe que no hay retorno y que esta a punto de conocer a bebé y eso da miedo por que sabe que bebé viene sin instructivo, sin garantía, sin nota de devolución y sin botón de apagado, lo que implica que a partir de ese momento se tiene que hacer cargo de un nuevo ser; pero en el preciso momento que lo ve, que lo siente, lo abraza y llora por el milagro que acaba de ocurrir, en ese momento se le olvida todo y goza el milagro de la vida dando gracias por todo el trabajo que significo tener a su bebe con ella, y sigue esperar a que nazca la placenta.

El nacimiento de un hijo es un momento intenso muy intenso, que implica muchas emociones y evidentemente habrá dolor, pero no sufrimiento, el “dolor” contracción esta dando paso a ese nuevo ser, y cuando la mujer tiene actitud, y quiere vivir el trabajo de parto no será tan fuerte su dolor, o podrá controlarlo.

Contracciones serán muchas, pero siempre tendrás oportunidad de recuperarte y poder sobreponerte, evidentemente según tu tolerancia al dolor, la forma en que viene acomodado bebe, la posición en la que te encuentres, la postura, la respiración la compañía, música, ambiente y todo lo que este a tu alrededor influirá para que esa contracción sea mas o menos controlable, más o menos dolorosa.

En mi experiencia, puedo decir que todas las mujeres controlan en su propio estilo las contracciones, saben que el premio a su esfuerzo es la vida de su bebe y que vale la pena aprender a manejar las contracciones y el “dolor” es pasajero, es controlable con respiración y postura cómoda, sintiéndose segura logran parir.

La mujer que se informa y que decide que quiere para el nacimiento de su hijo vive su parto y no lo sufre.

Recuperar el poder de parir de las mujeres es trabajo de toda la sociedad, dejemos de contar historias de “dolor” “terror” y empoderemos a la mujer para que elija libremente la forma en que desea recibir a su hijo y apoyémosla.

Mujer infórmate y de forma responsable sepas que esperar en el nacimiento de tu bebé y puedas pedir, negociar y elegir libremente la posición de parir, la persona que quieres que este contigo todo el tiempo entre muchas otras cosas.

Empoderemos a la mujer y su pareja para que su decisión de parir sea respetada.

#Semanamundialdelpartorespetado

#“Midecisióndebeserrespetada”

 

 

Judith Pelcastre Guerrero

Cel. 4772467356

www.irekani.com.mx

@IrekaniPsicoprofilaxis

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img