- Publicidad -
miércoles, agosto 17, 2022

El PresiMiente, la estulticia, el trampantojo y Guanajuato Capital. 

Rogelio García Espinosa *

En la última de mis reflexiones publicadas por este mismo medio, mencionaba con insistencia las palabras de Presimiente y Caquistocracia, términos que, por los comentarios que me han llegado, provocaron en algunos lectores cierta sensación incertidumbre e inquietud. Sin tratar de asegurar que lo que ahora voy a desarrollar satisfacerá por completo dicha sensación, espero que pueda aportar un poco de claridad ante tales inquietudes. 

En otra de mis publicaciones, aparecida a finales del mes de abril del presente mencionaba lo siguiente: “…Desde hace algún tiempo ya, la población utiliza el divertido apelativo de PresiMiente para referirse al señor Pedro Sánchez, presidente del gobierno español y me parece que, sin duda alguna, puede ser aplicado con enorme facilidad y holgura para denominar al presidente municipal de Guanajuato Capital…” Seguro estoy que todos los habitantes de Guanajuato han sido testigos o han padecido la enorme cantidad de mentiras con las que permanentemente el alcalde engaña a los guanajuatenses y echando mano de una impresionante cantidad de payasadas y con el apoyo de su pandilla y de los lambiscones regidores panistas, pretende que la población olvide o minimice los alcances de sus mentiras y triquiñuelas. Creo que la denominación de PresiMiente para referirnos al alcalde guanajuatense, le queda más que a la medida, vamos, como ni mandada a hacer. 

Navarro, al asumir su rotundo fracaso porque no se le permitió construir ese aberrante adefesio que engañosamente él mismo había denominado, Nuevo Museo de las Momias, mencionó y apareció publicado en algunos medios impresos y digitales lo siguiente: 

“…Se escuchó en el teatro: ¿Cómo estás padrino? Y recorrió el lugar repartiendo saludos de mano, bromas y abrazos, Quienes lo recibieron fueron empresarios de la ciudad, integrantes del ayuntamiento, (solo panistas), comerciantes y representantes de algunas comunidades. Afuera del teatro también se reunió una multitud, acarreada en vehículos oficiales porque supuestamente iban a recibir apoyos…” (POPLAB, 28 de julio de 2022) 

Como verán, a Navarro le ganó el temor y evitando a toda costa que se le fuera hacer algún reclamo, solamente invitó a personas e instituciones que, (cosa más cochina), sin ver ni conocer el seudo proyecto, desde sus primeras intentonas lo habían avalado. Obviamente, como invitados especiales destacaron: síndicos y regidores panistas, comerciantes y gente allegada, servil e incondicional para apoyar los caprichos del alcalde; vamos, toda la pandilla de lambiscones que permanentemente aplauden sus ocurrencias. 

“…Porque la 4T ha bloqueado el proyecto en una actitud negativa, revanchista y demorando el progreso de esta ciudad…”. (El Universal, 26/07/2022). El PresiMiente miente, la 4T no tuvo ni ha tenido nada que ver en esta caprichosa situación y que, por no tener Navarro un Proyecto Ejecutivo y no haber realizado los trámites atendiendo a los criterios del Instituto Nacional de Antropología e Historia y que la Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos establece, por su propio peso cayó. Obviamente y como lo señalé en una de mis anteriores reflexiones, la 4T, tampoco tiene la culpa de que los guanajuatenses tengamos un PresiMiente Municipal de tan cortas dimensiones. 

“…A sus críticos, los evitó: ningún funcionario de otro partido político fue invitado al evento más bien parecido a una convocatoria proselitista, que a la ceremonia funeraria de un proyecto emblema que logró unir y movilizar a la ciudadanía, partidos políticos y a activistas sociales en contra…” (POPLAB, 28 de julio de 2022) 

Aunque en su intervención insistió que ese capricho era aprobado y apoyado por la población guanajuatense, el nerviosismo y el temor se le notaba y se podía percibir en las inmediaciones del teatro. Por supuesto que nunca mencionó las cerca de 7000 firmas que se recabaron y en las cuales, la población se oponía al caprichoso y urgente endeudamiento para construir esa canallada, y que, con justificada razón, pedía la realización de un plebiscito; ejercicio ciudadano en el cual, fuera la ciudadanía la que decidiera su pertinencia. Con un desconocimiento pleno de la voluntad y participación ciudadana, el PresiMiente nuevamente mintió y no mencionó las triquiñuelas que con la complicidad del IEEG tuvo que implementar para desconocer el plebiscito que, por derecho, se había ganado ya. 

“…Negó también que el museo hubiera sido planteado como centro comercial, pues dijo esto solo contemplaba 7% de la obra. También acusó al INAH de tener la intención de apropiarse de los cuerpos… El INAH podría impedirnos mover los cuerpos al nuevo museo, esto ya me lo habían dejado entrever en sus solicitudes de convenio para intentar quedarse con el control de las momias y quitárselo a los guanajuatenses y esto sí, amigas y amigos, ténganlo bien claro, no lo vamos a permitir, las momias son de Guanajuato y son de los guanajuatenses…” (POPLAB, 28 de julio de 2022) 

Resulta en verdad asombrosa la capacidad con que el PresiMiente miente y la facilidad que tiene para tratar de hilvanar una mentira con otra. Los que conocen esa aberración que Navarro pomposamente llamó proyecto, se podrán dar cuenta que el adefesio, arquitectónicamente estaba planteado en dos niveles, en la planta alta estarían las salas de exposición, (que no museo), ocho salas o apartados temáticos; y en la planta baja, en toda la planta baja, los establecimientos comerciales de los que el PresiMiente nunca habló. Sí, 53 tiendas y por lo tanto más que un museo, lo que se pretendía construir era un mercado, él le llamó al caprichoso negocio, MuMo, (museo de las momias), pero más bien y desde el principio, debió haberlo denominado, MeMo (mercado con momias). Menciona también que el INAH pretende apropiarse de la momias, en verdad resulta vergonzosa la ignorancia y el desconocimiento que el PresiMiente tiene del quehacer institucional y los alcances y limitaciones del mismo; el INAH no se apodera ni se ha apoderado de ninguna colección, lo único que el INAH tiene como responsabilidad y obligación, es cumplir y hacer cumplir la ley para garantizar la adecuada conservación, investigación y socialización del patrimonio histórico y antropológico de los mexicanos, y por supuesto, en este caso, de los guanajuatenses. Pero, como eso, como patrimonio de todos los guanajuatenses y no como propiedad del alcalde y sus achichincles para lucrar y hacer negocio con el patrimonio, en beneficio de unos cuantos. El INAH SI cumplió, el PresiMiente NO. 

El otro de los términos que también despertó suspicacias, fue el que utilice para referirme al actual cabildo guanajuatense, mismo que apareció publicado en el mes de junio del presente y en el cual mencionaba lo siguiente: “…Me parece entonces que, considerando principalmente y en buena medida estas inconsistencias, (que nunca han querido reconocer pero que ahí siguen y son las que los identifican), la actual administración municipal ha demostrado que su actuar, únicamente se conduce a través de mentiras, engaños y triquiñuelas. Vamos, la caquistocracia en su máxima expresión…”. 

Algunos lectores con divertida inquietud me preguntaron si lo de caquistocracia era para hacer referencia a la “caca”, (residuos fecales), por supuesto que no, en este caso no fue así y aunque el gobierno municipal es una verdadera mierda, el termino caquistocracia lo utilice para señalar un modelo político administrativo, como: Autocracia, Plutocracia, Monarquía, Caquistocracia, Democracia; para aclarar lo anterior y según la Real Academia Española de la Lengua, vaya pues, un poco de contexto: 

Autocracia: Forma de gobierno en la cual, la voluntad de una sola persona es la suprema ley. (Como podemos darnos cuenta, esta definición con facilidad también aplicaría para definir el actuar del PresiMiente. 

Plutocracia: Situación en la que los ricos ejercen su preponderancia en el gobierno del estado. Conjunto de ciudadanos adinerados que ejercen su influencia en el gobierno del estado. (Como verán, si trasladamos esta definición al ámbito municipal, con facilidad podemos darnos cuenta de que también aplicaría para definir el actuar de la administración municipal). 

Monarquía Absoluta: Régimen político en el que todos los poderes corresponden al rey sin limitaciones. (Con facilidad podemos darnos cuenta también, que esta definición es la que con mayor intensidad el PresiMiente ha adoptado, ya que considera que no hay mayor poder que el de el y que puede heredar el reinado a quien mas le plazca, de hecho, y como un buen sector de la población comenta, ya anda en campaña y trata de imponer a su sucesor). 

Caquistocracia: La voz caquistocracia designa el gobierno ejercido por los peores o menos capaces. (Es la palabra que, en mis reflexiones anteriores, causó mayor inquietud, pero, atendiendo a su definición, con facilidad podemos darnos cuenta que la palabra existe y que, en este caso, viene como anillo al dedo para designar al PresiMiente y a la pandilla de lambiscones panistas que lo acompañan, definitivamente, éste, no es el gobierno de los más capaces, es el gobierno de los amigos y, (salvo sus honrosas excepciones), de los más incompetentes. 

Democracia: Sistema político en el cual la soberanía reside en el pueblo, que la ejerce directamente o por medio de representantes. (Obviamente, en Guanajuato Capital eso no existe y los miembros del cabildo, partidos políticos, funcionarios y desgraciadamente también un buen sector de la población, consideran a la democracia únicamente como un proceso electoral y creen que el ganar una elección, les otorga en automático el poder para hacer y deshacer a su antojo sin tomar en cuenta la voluntad ciudadana. Desde mi punto de vista, la democracia debería ser entendida tal y como lo señala el artículo tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y que entre otras cosas menciona que por democracia se entiende: 

“… No solamente como una estructura jurídica y un régimen político, sino como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo…” Desgraciadamente eso, en nuestro país todavía no existe y mucho menos en Guanajuato Capital, el desarrollo integral de la población no se considera por el gobierno municipal y únicamente se priorizan necedades, ocurrencias, caprichos y obras de carácter social, (proselitismo electoral total), que únicamente benefician y satisfacen los bolsillos de unos cuantos. 

Como ya hemos comentado, la estulticia, (necedad, tontería), les fluye a flor de piel y ya ni siquiera se preocupan por disimularlo; con tal de imponer sus caprichos y sin el mínimo recato hacen evidente sus acuerdos y triquiñuelas, el séquito de síndicos y regidores panistas, caprichosamente amaestrados por el PresiMiente, se han apropiado de las decisiones y son quienes imponen y definen el rumbo de la administración municipal. 

El trampantojo, (trampa o ilusión con que se engaña a alguien haciéndole ver lo que no es), está también a la orden del día y es hábilmente utilizado por el PresiMiente municipal para engañar a la población, lo que puede resultar más serio y delicado, no es que el PresiMiente utilice sus habilidades para engañar; a los funcionarios municipales los puede engañar, pero, lo que si resulta verdaderamente preocupante es que haya un sector de la población que se deja llevar y puede creer tantas estupideces, engaños y mentiras. 

El capítulo del Mercado-Museo ya terminó, y afortunadamente terminó con una contundente derrota para el PresiMiente y su pandilla, habría que estar muy atentos en que todas las irregularidades en las que el PresiMiente, síndicos, regidores y funcionarios municipales, (todos ellos marcados por la corrupta tradición panista), reciban las sanciones que por su irresponsabilidad deben de recibir. El capítulo terminó también, con un merecido triunfo para la población guanajuatense que con determinación se opuso a la construcción de esa caprichosa tontería. Un merecido reconocimiento para todos aquellos que, en mayor o menor medida, participaron para impedir el endeudamiento y la construcción de semejante aberración. 

Como lo señalo en el párrafo anterior, el capítulo del Mercado-Museo ya terminó y sería ocioso seguir hablando del tema, pero, para desgracia de Guanajuato y de los guanajuatenses, la estulticia, el trampantojo y la corrupción seguirán presentes y a la orden del día por parte de la nefasta administración panista que todavía padecemos, es necesario estar atentos y seguir denunciando las arbitrariedades en las que, atendiendo a su ambición e ignorancia, seguramente tratarán de cometer. 

Démosle vuelta a la página y escribamos ahora, un nuevo capítulo en la realidad patrimonial guanajuatense, un nuevo capítulo que nos permita con el mismo entusiasmo y energía, seguir impulsando el interés y la participación ciudadana en lo que tiene que ver con la adecuada defensa, conservación, investigación y socialización del Patrimonio Cultural de México y de Guanajuato, vamos, del Patrimonio Cultural de los mexicanos y de los guanajuatenses. 

*Doctor en Pensamiento Español e Iberoamericano Universidad Autónoma de Madrid, España 

Más noticias

Comentarios

spot_img