- Publicidad -
viernes, julio 1, 2022

“El Presimiente”

*Rogelio García Espinosa

Desde hace algún tiempo ya, la población utiliza el divertido apelativo de “Presimiente” para referirse al señor Pedro Sánchez, presidente del gobierno español y me parece que, sin duda alguna, puede ser aplicado con enorme facilidad y con holgura para denominar al presidente municipal de Guanajuato Capital.

Como algunos de ustedes recordarán, desde hace poco más de dos años he venido insistiendo en que ese seudo proyecto conocido como MuMo, es una verdadera tomada de pelo y una muestra tangible de lo mentiroso que resultó el edil guanajuatense. Desde que presentó a la opinión pública ese capricho, hemos demostrado con argumentos sólidos que las ocurrencias del alcalde son sólo eso, ocurrencias y que, apoyado en una pandilla de mequetrefes integrantes del cabildo, síndicos, regidores y algunos funcionarios municipales, se ha dedicado con machacada intención en engañar a la población.

Apoyándose también en ciertos medios de desinformación, (no de comunicación), y a partir de las jugosas prebendas y “chayotes” que indiscriminadamente les ofrece, el Presimiente Municipal ha emprendido una enconada campaña para tratar de engañar y mentirle a la población difamando a investigadores, académicos, intelectuales, politólogos, personas e instituciones, todos ellos, firmes opositores al seudo proyecto de lo que estos mentirosos charlatanes llaman: Nuevo Museo de las Momias.

De la misma manera y haciendo ejemplar uso de la misoginia que le caracteriza, ha emprendido una feroz campaña en contra de la representante del INAH en la entidad, Mtra. Olga Adriana Hernández F. y de la Regidora Mtra. Paloma Robles Lacayo, firmes y comprometidas defensoras de los bienes patrimoniales guanajuatenses. Con una serie de falsedades, trata también de intimidar a las funcionarias sin entender que no son sólo ellas las que se oponen al seudo proyecto, es la población en general la que exige que se detengan esos caprichos y como prueba de lo anterior, están las cerca de siete mil firmas que se recabaron en contra del Presimiente Municipal y a favor de que se llevara a cabo un plebiscito para que fuera la población la que determinara si era necesario o no, la construcción de ese adefesio.

Obviamente, el Presimiente Municipal haciendo gala de las triquiñuelas que le caracterizan y desconociendo los sentimientos y posicionamientos de los que solicitábamos el plebiscito, con la absoluta complicidad del IEEG, echaron por tierra la posibilidad de llevar a cabo, (por primera vez en la historia del Estado de Guanajuato), ese ejercicio democrático.

Todas las instituciones internacionales y nacionales que tienen que ver con la materia que nos ocupa: el Patrimonio y la Cultura, (UNESCO, ICOMOS, INAH, etc.), se han pronunciado al respecto y todas coinciden en que ese seudo proyecto es una reverenda porquería y que su acérrimo defensor, el Presimiente Municipal, está demostrando un altísimo nivel de torpeza, ya que, aunque se lo expliquen con manzanitas, no alcanza a distinguir lo que puede ser una constancia de factibilidad, a lo que es una licencia de construcción. Atendiendo a lo anterior, el Presimiente Municipal se convierte de facto en el ejemplo tangible de la estulticia.

Dentro de la misma campaña de desinformación, el Presimiente Municipal he señalado que todos los que nos oponemos a su capricho somos unos mentirosos y que, a través de mentiras, tratamos de confundir a la población. Nuevamente se equivoca, ya que, quien ha resultado y demostrado ser el mentiroso ha sido él.

Hace poco más de un mes, el Observatorio Ciudadano de Guanajuato, atendiendo a los señalamientos que el Presimiente Municipal hacía, en el sentido de que todos sus detractores éramos unos mentirosos, gentilmente lo invitó a que presentara el seudo proyecto del nuevo museo y que, si no lo hacía, el mentiroso iba a ser él. Obviamente, hasta la fecha no ha presentado nada y el Presimiente Municipal ha quedado como lo que es: El Campeón de las Mentiras.

Resulta verdaderamente sorprendente también, que quienes dicen apoyar ese capricho, sean principalmente los representantes de los organismos empresariales, colegios de ingenieros y arquitectos, vamos, personas vinculadas al sector turismo y a la industria de la construcción, que sin importarles en lo más mínimo los bienes patrimoniales guanajuatenses, esperan con ansia los beneficios que una obra de esa naturaleza les pudiera proporcionar.

Resultaría imposible mencionar la enorme cantidad de mentiras e inconsistencias que el Presimiente Municipal utiliza para engañar a la población y utilizando a su pandilla de lambiscones, consigue satisfacer sus caprichos, sus corruptelas y que, pese a que no tiene ningún permiso, aprobación ni autorización por las instancias respectivas para la ejecución del seudo proyecto y que está en juego la inscripción de “La Ciudad Histórica de Guanajuato y Minas Adyacentes” en la lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad, pretende conseguir también que le aprueben sus corruptelas.

Para terminar estas breves reflexiones, me gustaría retomar las declaraciones que hace un par de días hiciera uno de sus principales achichincles, me refiero al director de Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial; dentro de las múltiples barrabasadas que mencionó, señala y reconoce: fíjense ustedes, reconoce que no tienen ni han tenido proyecto museográfico, sí, que desfachatez y que cinismo, pero, eso es lo que ha mencionado y por lo tanto, si no tienen ni han tenido proyecto museográfico, no tienen ni han tenido, proyecto de museo. Entonces, ¿Cual Nuevo Museo? No hay Proyecto Museográfico y por lo mismo, tampoco hay presupuesto considerado para tal fin; como si lo museográfico no representara un costo y para eso, no hay recursos, no hay dinero, se les olvidó lo sustantivo y priorizaron los establecimientos comerciales. Dónde queda entonces tanto cacaraqueo por eso que el Presimiente Municipal pomposamente llama: Nuevo Museo de las Momias, se les olvidó el Museo y después inventaran otra triquiñuela para solicitar nuevamente un crédito y seguir endeudando a los guanajuatenses

El Museo es lo que menos importa, lo único que importa es la construcción del adefesio, sus cincuenta y tres establecimientos comerciales y los beneficios que redituará, al Presimiente Municipal y a esa pandilla de traidores y charlatanes en la que se ha convertido el cuerpo edilicio de Guanajuato Capital.

El Presimiente Municipal ha expresado públicamente que el no necesita de ninguna autorización, que lo único que necesita es que el director de Desarrollo Urbano, que como ya se mencionó es uno de sus principales achichincles, extienda la autorización y empezará la destrucción.

Al alcalde, a su cuerpo edilicio, a los funcionarios municipales involucrados, a los colegios de ingenieros y arquitectos y a los que, sin conocer, tratan de apoyar las ambiciones de unos cuantos; nuevamente les invito a que públicamente, de manera serena y con argumentos académicos y técnicos, vamos, con argumentos museológicos y museográficos, analicemos con seriedad y rigor el proyecto.

Me parece que antes de aprobar un seudo proyecto que no cuenta con ninguna autorización de las instancias correspondientes, los integrantes del cabildo y funcionarios municipales, deberían de conocer los proyectos que aparentemente se discuten y aprueban y no actuar como hasta ahora se han comportado, simplemente y sin conocer, levantan la mano para aplaudir y aprobar lo que su amo, el Presimiente Municipal les ordena.

Me parece que aún es tiempo, detengamos esa aberración y frenemos las insaciables ambiciones del Presimiente Municipal.

 

*Dr. en Pensamiento Español e Iberoamericano Universidad Autónoma de Madrid, España

 



Más noticias

Comentarios

spot_img