- Publicidad -
sábado, junio 22, 2024

En Guanajuato, los derechos a cuenta gotas

Recientemente, fechada el 20 de diciembre, la secretaria de Gobierno Libia García Muñoz Ledo giró un oficio circular mediante el cual se instruye a las y los oficiales de las diversas instancias del Registro Civil del estado de Guanajuato, permitir sin que medie recurso legal alguno (léase amparo), el matrimonio igualitario. A primera instancia la noticia se leyó como un sin precedentes que colocaba a Guanajuato en la mira nacional como el estado 26 del país en permitir que dos personas se casen sin importar su sexo, pero, ¿realmente es así?

Bueno, antes de echar campanas al vuelo, permítasenos a quienes llevamos años defendiendo los derechos de la diversidad sexual en este contexto tan conservador, sospechar de esta medida.

Primer punto: si era tan fácil como girar una circular a partir de la Jurisprudencia emitida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, facilitar el camino para que dos personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio ¿por qué el oficio llegó con seis años de retraso a este estado? La primer respuesta que nos salta a la vista es, por supuesto, falta de voluntad política del partido dominante, el PAN. Y para dejarlo más claro, nunca les hemos importado, ni ahora que pretenden que sí.

Segundo punto: ¿Por qué la circular llega justamente ahora que se tiene una nueva iniciativa para reformar la ley respecto justamente de este tema encaminada y en espera de dictamen en el Congreso?  Recordemos que se nos está permitido sospechar, y respondamos. Cualquier iniciativa en materia de derechos humanos de grupos vulnerables, personas no heterosexuales o mujeres que venga del PAN, tiene claros tintes de estrategia política retorcida; si no es así entonces ¿por qué la diputada que repite periodo y que nuevamente preside la Comisión de Justicia, Cristina Márquez, no opta por conceder transparencia y facilidad para que las iniciativas dirigidas a la comunidad LGBTIQ+  lleguen a buen puerto? ¿No será una estratagema más para seguir congelando las iniciativas y no legislar con apego a los derechos humanos?

Tercer punto:  En Guanajuato, somos muchas las personas activistas que, de manera independiente o través de nuestros colectivos, hemos trabajado desde años atrás para visibilizar las problemáticas, necesidades, derechos y la misma existencia de todas las personas no heterosexuales; ejercemos presión desde nuestras trincheras para que los sujetos obligados cumplan con su deber y realicen su trabajo; en lo referente al matrimonio igualitario, por nombrar solamente una trinchera por la que trabajamos, tenemos algunos años haciendo visibles las omisiones del Congreso del Estado de Guanajuato, nuevamente con mayoría panista, en legislar iniciativas que protejan y garanticen los derechos de las personas de la diversidad sexual, recibiendo a cuenta gotas atisbos de voluntad política por parte de algunas personas legisladoras que se han mostrado dispuestas a trabajar, no podemos seguir permitiendo esto, los derechos no son una dádiva que pueda depender de voluntades personales, hasta que no estén plenamente plasmados y reconocidos en la ley nuestros derechos como lesbianas, gays, personas bisexuales y transexuales, no quitaremos el dedo del renglón.

Bancada panista y demás detentadores del poder en el estado: ¡no quieran dormir al velador! Llevamos años solicitándoles que cumplan con su obligación, si no, ¿qué hacen y por qué tan caro?

Post scriptum: Si el reconocimiento administrativo del matrimonio entre personas del mismo sexo representa un avance es gracias a colectivos, activistas y defensoras que por años hemos puesto el cuerpo en esto, el reconocimiento pleno de la existencia y el respeto y garantía de nuestros derechos. Enhorabuena por mis compañeras, compañeros, compañeres, sigamos avanzando.

ÚLTIMAS NOTICIAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

LO MÁS LEÍDO