- Publicidad -
lunes, noviembre 28, 2022

Igual que Echeverria, igual que López Portillo…

En lo que será el discurso número 16 para informar de lo que menciona todas las mañanas de los últimos cuatro años… (¿barroco verdad?, así es el contenido de los soliloquios del presidente) sin embargo parece que nadie está esperando que cambios pueda tener el presidente después de salir a pasear del Ángel al Palacio; será igual que con los expresidentes mencionados, movilización de estructuras de gobierno, acarreados del partido MORENA y sus satélites, los beneficiados que lograron engañar con la advertencia: de no asistir podrían dejar de recibir los apoyos del gasto social del gobierno.

Desde luego que el presidente debería de anunciar que habrá incrementos en los montos de los recursos que reciben los beneficiarios y también el anuncio de que se estarán revisando los salarios mínimos y que más. que más. ah y también que ya arregló lo de los 22 millones de recetas que no se han surtido en el sector salud y no tarda en que esté el servicio como en Dinamarca y también, y también que ya hay cambios en la estructura de la secretaria de educación. Tampoco habrá recursos para la infraestructura educativa del país en el 2023… seguirán engañando a los jóvenes que se inscriben en las escuelas del “bienestar” a las que les llaman universidades, pero que no tienen registros de validez oficial, y así sucesivamente estimado lector…

El presidente y sus tribus están ocupados de temas más importantes que los asuntos que implica la conducción del estado mexicano; han bajado los indicadores de popularidad y aceptación del presidente, están preocupados que el INE tenga mejor aceptación que el propio presidente… parece que ya se dieron cuenta que sus indicadores de popularidad ya no reaccionan y siguen bajando y bajando…

Para los gobernadores y funcionarios federales, especialmente los que tienen que ver con los recursos que se reparten a los ciudadanos vía el gasto social hay una gran preocupación: resolver que lleguen más que en la marcha de la semana pasada, como sea.

Entonces el pretexto es entendible. (espero que usted si le haya entendido…) hay que hacer una marcha que termine en el zócalo con el cuarto informe de gobierno… aceptaré que me reclame, estimado lector, es verdad que dije que van 16 informes, pero, por favor, compréndame usted, este informe es el del cuarto año de gobierno…. ahí está la diferencia.

El presidente y las tribus que le tripulan la agenda, los contenidos de sus intervenciones ante el micrófono y las evasivas para no atender los asuntos que le obliga su investidura, no tienen más que sacar de su mente autócrata que maniobras de aprendiz de dictador; como lo hizo en su momento Luis Echeverria o López Portillo, como lo hizo Franco en España al final de su vida, como lo hizo Mussolini, qué más maniobras se pueden hacer para que no siga en caída libre la popularidad del presidente.

Pues lo único que se les ocurrió fue hacer una marcha, pero si ya hubo una marcha en defensa del INE hace una semana… que fue ciudadana, que no tuvo acarreos, que fue una muestra de la madurez de los mexicanos que quieren la democracia y nada más que la democracia, que no dejó un vidrio roto, que no ofendió a nadie, que no agredió a nadie y repito fueron cientos de miles en el país.

Pues nada. El autócrata quiere su marcha, encabezarla él y concluirla él.

Veremos una de las marchas que son promovidas, instruidas y financiadas por los gobernantes, con dinero de los recursos públicos que, todos sabemos, provienen de los impuestos porque les resulta imposible aceptar que cientos de miles de mexicanos decidieron participar en las marchas que se organizaron en 63 ciudades además de la ciudad capital de nuestro país, salieron a expresar su rotunda negativa a las iniciativas del presidente y su partido y están dispuestos a mantenerse en esa posición y seguir sumando mexicanos dispuestos a dar por terminada la experiencia desastrosa de una transformación que solo es un salto hacia atrás con crecimiento económico negativo y sin pronóstico positivo en el corto plazo.

Pese al desastre que personifica el presidente pero que lo representan los grupos políticos que antepusieron sus añoranzas del rancio PRI, de sus partidos satélite, del control de grupos sociales a base de repartir dinero y de grupos de estructuras de mando en las fuerzas armadas mexicanas, hay estructuras de la sociedad, organizaciones y liderazgos sociales que sin lugar a dudas pueden revertir el desastre y comunicarle un mensaje de esperanza a la sociedad mexicana.

De la macha de defensa de la democracia se deriva todo un proyecto de cambio en favor de la madurez de la sociedad y la generación de oportunidades para el desarrollo y el progreso de los mexicanos, empezando por los que menos tienen, por los que menos pueden, por los que menos saben.

De la marcha del próximo domingo se deriva más odio entre los mexicanos, mayor polarización promovida por el presidente que no aprendió a gobernar para todos los mexicanos, seguirá el pretexto: primero los pobres y seguirá creciendo el número de mexicanos que dejaron de creer en la transformación propuesta.

Hasta la próxima en PROSPECTIVA.

Gerardo Mosqueda
Gerardo Mosqueda
Presidente del Instituto de Administración Pública de Guanajuato. Correo electrónico: gmg@gerardomosqueda.com.mx Twitter: @MosquedaGerardo Facebook: gerardomosqueda

Más noticias

Comentarios

spot_img