- Publicidad -
viernes, julio 23, 2021

Urge apoyar la manufactura nacional

En mis recientes artículos editoriales he expuesto la debilidad económica nacional por la que atravesamos y la necesidad de implementar medidas urgentes que le den un nuevo impulso a la economía, entre las que he destacado el contar con un tipo de cambio competitivo que incentive las exportaciones y frene el crecimiento de las importaciones. En esta entrega profundizaré en el análisis de la situación que se vive en la planta manufacturera nacional repasando lo que sucede en el sector externo nacional y lo que ha estado sucediendo con la “creación” de empleos formales en el sector.

La situación en materia de comercio exterior se ha complicado de forma importante en lo que va de este año, ya que mientras que en todo 2012 registramos un déficit en la balanza comercial de apenas -45.7 millones de dólares (mdd), en los primeros cinco meses de 2013 ya observamos un déficit en dicha balanza de -2,718.4 mdd. Este mayor déficit se debe a que respecto a 2012, en el periodo de los primeros cinco meses del año, nuestras exportaciones apenas crecieron 0.2%, mientras que nuestras importaciones se elevaron 3.7%. Pero lo más preocupante de estos números es que las exportaciones manufactureras no automotrices ya registran una caída de -0.6%, mientras que nuestras importaciones de bienes de consumo no petroleros crecen a una escandalosa tasa de 16.2% en el mismo periodo.

Estos datos dan cuenta de algunos de los golpes que está sufriendo el sector manufacturero nacional, el cual no ve sus mercados externos crecer, pero si se ve desplazado por una creciente importación de bienes finales traídos del exterior; y es que tan sólo en los primeros cinco meses del año ya se importaron bienes de consumo final no petroleros por 15,878 mdd.

En este tenor observamos también que tan sólo en el periodo de enero a abril de 2013 la industria manufacturera nacional ya registra un déficit comercial de -6,495.9 mdd, y si realizamos un análisis a nivel de subsector de actividad, podemos ver que hay sólo tres que muestran un superávit, mientras que hay ocho que registran déficits, tal como se puede apreciar a continuación:

· Productos metálicos, maquinaria y equipo (incluye sector automotriz) +7,958.6 mdd

· Minerometalurgia +1,818.4 mdd

· Fabricación de otros productos minerales no metálicos +294.3 mdd

· Industria de la madera -306.4 mdd

· Alimentos, bebidas y tabaco -381.7 mdd

· Textiles, artículos de vestir e industria del cuero -1,210.6 mdd

· Otras industrias manufactureras -1,214.9 mdd

· Papel, imprentas e industria editorial -1,739.3 mdd

· Siderurgia -2,958.6 mdd

· Productos plásticos y de caucho -4,213.5 mdd

· Química -4,542.3 mdd

Estos datos ilustran dos hechos relevantes: 1) la importancia que tiene el sector automotriz como generador de divisas para el país y como factor para que nuestro déficit manufacturero no sea tan abultado; y 2) que si el Banco de México decidiera realizar un ajuste en su política monetaria bajando la tasa de interés de manera que el tipo de cambio se ajuste al alza (tener un dólar en un nivel superior a los $13.50 pesos), pues existen amplias posibilidades de aumentar la producción nacional incrementando exportaciones y encareciendo las importaciones de bienes de diversos subsectores de actividad manufacturera que pudieran ser hechos en México.

Y vuelvo a señalar que no se trata de tener un tipo de cambio competitivo que oculte las ineficiencias de la planta manufacturera nacional; sino que se trata de tener un tipo de cambio competitivo que compense el elevado costo país que tenemos derivado de los altos costos que generan a la planta productiva nacional los monopolios y oligopolios que nuestro gobierno federal ha permitido que existan desde hace varias décadas, y los cuales cobran a las empresas nacionales por sus bienes y servicios precios más altos que los que pagan las empresas de nuestros principales socios comerciales.

Ante todos estos datos, no está por demás preguntarse cómo va nuestra relación comercial con China durante este año. Al escribir este documento el INEGI sólo ha publicado los datos de la balanza comercial de México por país hasta el mes de abril de este año, y es así que podemos ver que en los primeros cuatro meses del año exportamos bienes a China por un monto total de apenas 2,100.7 mdd, e importamos bienes provenientes de dicha nación por 18,578.7 mdd, lo que nos ocasionó un déficit en nuestra balanza comercial con dicho país de -16,478.0 mdd en tan sólo cuatro meses.

Este déficit comercial con China se compara desfavorablemente con el observado en el mismo periodo de 2012, cuando éste ascendió a -15,261.7 mdd, por lo que en los primeros cuatro meses de 2013 el déficit es 8% más alto con respecto a 2012, por lo que se sostiene la hipótesis de que el desequilibrio comercial con China es un problema crónico.

Pasemos ahora a analizar lo que sucede en materia de “creación de empleos” formales en la industria de la transformación. De acuerdo con estadísticas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en el periodo de mayo de 2012 al mismo mes de 2013, el número de empleados en la industria de la transformación “creció” en 182,040 unidades, lo que representa un avance de 4.4%; sin embargo se debe señalar que este aumento puede obedecer más a las acciones de fiscalización por parte de los inspectores del IMSS que por un verdadero aumento del empleo en el sector.

Y es que no se debe pasar por alto que en el periodo de mayo de 2003 a mayo de 2013 el número de trabajadores registrados en el IMSS en la industria de la transformación aumentó en tan sólo 482,436 unidades. Es decir, un promedio de apenas 48,200 empleos por año; por lo que resulta evidente la ausencia de apoyo para este importante sector de actividad en la última década.

Así pues, podríamos seguir dando más y más estadísticas para preocuparnos por las dificultades por las que pasa la manufacture nacional, la cual no cuenta con un tipo de cambio competitivo que le ayude a compensar el elevado costo país de México, y la cual además tiene que aguantar la apertura comercial unilateral que implementó arbitrariamente el gobierno de Felipe Calderón, al haber bajado los aranceles a la importación de bienes de consumo final a cambio de ninguna medida recíproca de las naciones con las que no tenemos acuerdos comerciales. La industria manufacturera nacional sufre además por los problemas de subvaluación y contrabando de mercancías que se registran en las aduanas mexicanas, lo cual constituye una grave fuente de competencia desleal e ilegal.

Es fundamental que el actual gobierno federal tome cartas en el asunto y verdaderamente apoye la manufacture nacional, la cual si bien genera el 17% del PIB, pero también genera el 82% de las divisas por exportaciones de la balanza comercial. Otras naciones se arrepienten de no haber apoyado a su industria manufacturera cuando pudieron y ahora tratan con muchas dificultades de resucitarla.

Dado todo lo anteriormente expuesto, esperemos que las autoridades (Secretaría de Economía, Secretaría de Hacienda, Secretaría del Trabajo, la Administración General de Aduanas, el Sistema de Administración Tributaria, el Banco de México, entre otras dependencias) aprecien la riqueza de nuestra industria manufacturera y actúen en consecuencia antes de que sea demasiado tarde.

 

Correo electrónico: alejandro@gaeap.com. Director General GAEAP*
Twitter: @alejandrogomezt
Página web: www.gaeap.com

Alejandro Gómez Tamez
Director General del Grupo Asesores en Economía y Administración Pública. Tel (477) 326-3633 http://alejandrogomeztamez.com/ En Twitter: @alejandrogomezt Visita nuestra página de internet: http://www.gaeap.com/

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img