- Publicidad -
jueves, febrero 2, 2023

Hoy es un día especial. Tal vez no se den cuenta el “cuánto”, pero lo es

*Por Jonathan Palafox

Discurso dado en el Instituto Tecnológico de León como bienvenida a los alumnos de nuevo ingreso para las carreras de Ingeniería Industrial, Ingeniería en Sistemas Computacionales, Licenciatura en Gestión Empresarial, Licenciatura en Logística, Ingeniería Electromecánica e Ingeniería Mecatrónica, en enero de 2023.

 

Es difícil estar conscientes de cuán lejanos quedan los momentos que nos definen la vida. Hoy es un buen ejemplo. Ustedes no eligieron estar aquí ayer; tampoco lo hicieron el año pasado; ni siquiera, aun, cuando entraron a la preparatoria.

Es más, la existencia de cada uno de ustedes, no fue una decisión que hayan tomado.

La vida puede tener varias lecturas, y normalmente se puede encontrar siempre una que se adapte a las circunstancias… o a la conveniencia; a pesar de eso, uno no puede huir de su dinámica. En la juventud, salvo algunas excepciones, nos dejamos guiar por los que nos han antecedido, y la razón simple y lógica para aceptar esa guía es el hecho de que estos ancestros conocen mejor el mundo, conocen las cosas de las que se puede sacar ventaja y también aquellas de las que resulta mejor alejarse. La familia, los maestros, la sociedad en general, nos van orientando y construyendo: de alguna manera, así, no solo formamos parte de la sociedad, sino que somos la sociedad misma.

Retrocedamos un poco, justo al momento en que ustedes comenzaron a explorar este mundo; estoy seguro que podríamos decir que el niño que fueron tenía el arma más poderosa del ser humano, la curiosidad, y la usaba incansablemente con la pregunta, “¿por qué?”. Vamos a tomar prestada la curiosidad de ese niño, un momento, para plantearles tres preguntas que sería bueno que, al menos, piensen el día de hoy.

¿Por qué están aquí?
Con esta primera pregunta me refiero a “¿qué es lo que ha hecho posible que ustedes estén aquí?” Estoy seguro que todos, en su propio camino, se han encontrado dificultades; no obstante, piensen que también han tenido oportunidades que han aprovechado para llegar a este momento: un lugar donde vivir, comida con la cual alimentarse, libertad y tiempo para haber podido dedicar 12 años a tiempo completo de estudio, que es requisito para llegar a la universidad. Todo eso, jóvenes, debe hacerlos sentir agradecidos.

¿Por qué están aquí?
Sí, es la segunda pregunta, aunque sea la misma, pero ahora me refiero a “¿qué espera la comunidad de ustedes?”. Hace un momento decíamos que no solo forman parte de la sociedad, sino que son la sociedad. Hoy, más tarde, cuando asistan a cualquier sitio a hacer compras o a comer; cuando usen el servicio de internet en sus casas o trabajos; cuando quieran llevar a cabo algún trámite gubernamental; en cualquiera de esos casos, piensen que las personas que los están atendiendo son personas que también fueron jóvenes, y que la dinámica que mencioné antes, los incorporó al servicio que la sociedad demanda. Una parte importante de su bienestar viene de ellos. Piensen en eso, y piensen en la vida que les gustaría vivir: ustedes, con su actitud y decisiones, serán los responsables de ese bienestar, para otros. Ustedes son responsables de la sociedad en la que vivimos. Comprométanse con ello.

Por último, adivinen cuál es la tercera pregunta. Sí, ¿Por qué están aquí?
Está última interpretación es muy personal para cada uno de ustedes. Si bien son importantes las cualidades de ser agradecidos y ser responsables, que abordamos en las dos anteriores, esta tercera es la que más atención requiere. La vida pasa muy rápido, tanto que cada vez me convenzo más que no es una mera expresión esa que dice que la vemos pasar justo antes de morir. Hace 18 años, la edad de la mayoría de ustedes, yo estaba sentado en su lugar; y siento que ha pasado apenas un parpadeo.

El tiempo solo es largo en el presente, pero apenas un respiro en el recuerdo.

Entonces, ¿por qué están aquí? Asegúrense de que este sea el sitio en el que quieren estar, el que puede llevarlos a donde quieren llegar cuando sean mayores. Pero sepan también que cualquier camino requiere de su colaboración, de su esfuerzo.

Puede que aun no tengan claro qué es lo que quieren hacer con su vida, sin importar que se estén apuntando para pasar los próximos 4 o 5 años estudiando una carrera. Y eso es normal, tranquilos. Para que aprovechen el tiempo, sin embargo, hay un par de consejos que puedo darles que les pueden servir sin importar el rumbo que tomen después:

1) usen la universidad para crear relaciones significativas. Allá afuera se necesitan aliados. Y
2) comprendan y acepten que ser bueno no es suficiente, pero es necesario. Ser agradecidos, responsables y honestos son cualidades que ustedes pueden desarrollar.

Que la suerte, que solo premia a algunos, los encuentre preparados.

 

* Ingeniero en Sistemas Computacionales, fundador de Tres Factorial Ingeniería de Software. Miembro de Canieti Guanajuato desde 2018 y Coordinador de la Comisión de Innovación en Concamin.

jonathan.palafox.lopez@gmail.com

twitter @jpalafoxlopez

Más noticias

Comentarios

spot_img