- Publicidad -
viernes, julio 19, 2024

Familias sin clósets de los cuales “salir”

 

 

Por Miriam del Toral

Hace algún tiempo recibí una llamada, la voz era de una mujer que decía:

<< ¿usted es la que habla de temas de crianza y eso? >>. 

<< Entre otros temas – respondí – En qué le puedo apoyar?>>

<< Quiero que me ayude con mi hija que últimamente está trayendo ideas muy raras, para que sepa que está mal y deje de hacerlo >>

<< ¿Qué tipo de ideas? >> – indagué.  

<< Pues que disque le gustan las mujeres. Pero es porque se junta con esa amiga suya que es desviada y le ha metido ideas a la cabeza >> – respondió con mucho enojo en su voz.

<< ¿Qué edad tiene su hija, señora? >>

<< 21 >> – respondió.

<< Creo que más que hablar con su hija, señora, le invito a que busquemos un acompañamiento para usted, de manera que pueda procesar que su hija – que ya es mayor de edad – está tomando decisiones sobre su vida en donde ya no entra lo que usted opine sobre ello >> – le dije.

<< ¿Cómo? ¿Entonces no me puede ayudar? >> – replicó

<< Sí, sí puedo, pero no para que su hija cambie lo que siente… sino para que usted pueda aceptar como es su hija incondicionalmente >> – contesté.

<< ¡Entonces no me puede ayudar! >> – y colgó abruptamente la llamada.

Me quedé con el teléfono en la oreja sintiendo gran compasión por esa mamá, por su dolor, su enojo. Compasión por esa hija que recibe ese dolor y ese enojo por atreverse a ser quien es.

Y pensé en mi mamá y cómo en su momento sufrió por la misma razón cuando mi hermano mayor “salió del clóset” en su adolescencia. Empezó a buscar terapeutas que le ayudaran a “curar” a su hijo y por supuesto, guardando la noticia en secrecía.

Acaso opuesto fue mi padre. Ante el mismo escenario dijo “ni hablar, nomás cuídate, hijo, sé respetuoso” y lo aceptó como una característica más de la personalidad de mi hermano. Si atravesó un duelo por ello, solo él y sus pensamientos lo supieron.

Mi madre murió relativamente joven a los 51 años, mi padre hasta los 83 años. Tanto mis hermanos como yo, llevamos con libertad a nuestras diferentes parejas a casa a que lo conocieran y siempre los trató con amabilidad y respeto, sin hacer distinciones o aspavientos.

Cuando me tocó ser la mamá que recibía la noticia, comprendí que ante mí había tenido dos modelos muy contrastantes de vivir ese proceso y decidí que requería ir un paso más adelante que ellos. Así que aproveché que ya estaba en un proceso terapéutico para acomodar esas creencias con las que crecí. Comprendí que confrontar mis propios miedos y mi diversidad era indispensable para aceptar incondicionalmente y sin parpadear la diversidad en mi hogar.

Las infancias y adolescencias de la actualidad ya no están esperando llegar a la adultez para tener “la valentía” de abrazar quienes son, les adultes que les criamos y educamos, no podemos quedarnos atrás. Quedarnos petrificades por nuestros miedos solo genera sufrimiento, rechazo, lejanía y en casos extremos, crímenes de odio.

En este mes que se visibiliza a la comunidad LGBTTTQ+, el acto de amor más grande que podemos hacer por nuestres hijes, es desmantelar simbólicamente los clósets en nuestras casas para que elles no tengan que “salir” de ningún lado, sino, sentirse plenamente amades y aceptades en sus familias, que eso será la base poderosa con la que podrán navegar en un mundo que aún oscila entre las marejadas de aceptación e intolerancia ajenos.

Tus hijes no cambiarán lo que son y sienten, así que, si tienes dificultad para este proceso, busca información, vivimos en una época donde es muy fácil acceder a ella y si está en tu posibilidad, acude a terapia psicológica o grupos de apoyo para papás y mamás.

Es un regalo invaluable que, sin importar su orientación sexual, expresión o identidad de género tus hijes encuentren cobijo en tu mirada, que hallen flexibilidad en tus pensamientos y palabras, que en tus brazos se sientan amades… es lo menos que una persona espera de su mamá y su papá.

#pride #diversidad #lgbtttq+

 

 

 

 

 

Miriam del Toral
Miriam del Toral
WhatsApp para asesoría de lactancia: 477 674 9021. Asesora especializada en Lactancia y Múltiples, Lactivista, columnista, comunicóloga, especialista en Desarrollo Humano y en Facilitación de Grupos. Acompañante Tanatológica. Es fundadora de Maternidad Sustentable, donde se difunde información sobre lactancia materna y crianza respetuosa. Docente en PILU. Colabora en Fuente de Vida, Grupo de Apoyo a la Lactancia y en UPA Tribu.

ÚLTIMAS NOTICIAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

LO MÁS LEÍDO