- Publicidad -
jueves, abril 15, 2021

Guanajuato Capital y la mejor manera de sobrellevar las cosas

Rogelio García Espinosa *

Queridos Amigos: Como lo he venido comentando, hace poco más de un mes decidí establecer por estas vías un canal de comunicación con la población, que me permitiera entre otras cosas, señalar, denunciar y defender lo que en materia de Patrimonio está sucediendo en los diferentes rincones del territorio nacional. Considerando la dificultad que esto representa y atendiendo un poco a la sabiduría popular, cuando nos dice que: “El que es buen juez, por su casa empieza”, sin ser ningún Juez, pero si con mucha preocupación, atenderé nuevamente a esa recomendación.

Con fecha 11 de julio del presente señalaba por estos mismos medios, el atrevimiento que la Dirección de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial hacía para impulsar el concurso “Rediseña tu Ciudad”, sinceramente pensé que los funcionarios convocantes de la actual administración, harían a un lado la soberbia y considerando las recomendaciones que planteaba, en el sentido de que si se aferraban a la idea y seguían con el concurso, insistieran en que los participantes deberían conocer y atender a ciertas recomendaciones de la UNESCO; según las declaraciones aparecidas en algunos periódicos locales, se manifestó que considerarían las sugerencias que en ese momento hacía. Desgraciadamente nada se atendió y todo resultó como se había pronosticado, un verdadero “Concurso” pero, para distraer la atención de lo que verdaderamente importa en el Centro Histórico, más que su rediseño, lo importante es su conservación. Ahora tratan, como lo señalé hace poco más de un mes, que la población se olvide, entre otras cosas, de los inexplicables pegotes y estructuras metálicas que, sin justificación alguna, aparecen instaladas en las azoteas de los Monumentos Históricos. Es inconcebible que, con estas actividades, “Concursos”, se pretenda que la ciudadanía se olvide del daño que le están ocasionando a la ciudad Patrimonio de la Humanidad, a la “Ciudad Histórica de Guanajuato y Minas Adyacentes”.

Ahora resulta, por las declaraciones del director de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial, que el Centro Histórico se va a atender en función de las ocurrencias de algunos participantes en el Concurso y que seguro estoy, con la mejor intención hicieron sus propuestas, pero, ¿hasta dónde puede llegar la ignorancia o las malas intenciones de funcionarios que pretenden olvidar que los Monumentos y Centros Históricos no se pueden atender y mucho menos conservar en función de las ocurrencias de algunos?

No, los Monumentos o Zonas de Monumentos, sólo se pueden atender en función de eso que los responsables desatienden y que se conoce como la Ley, sí, la Ley, esa Ley que nuestros funcionarios olvidan y nunca mencionan. Por si no lo recuerdan y para el caso que nos ocupa, hay una “Ley Federal de Monumentos y Zonas, Arqueológicos, Artísticos e Históricos” que es la que con puntualidad define y señala lo que es permisible o no en los Monumentos y Zonas de Monumentos. Todos los funcionarios públicos en sus tres niveles de gobierno, al asumir el cargo lo primero que protestan, palabras más, palabras menos, es: “Cumplir y Hacer Cumplir la Ley”. Se comprometen, más que a hacer obra, se comprometen a respetar y a hacer respetar la Ley, y es la Ley, la que determina lo procedente. Resulta enormemente sospechoso y preocupante que ese instrumento jurídico, nunca se menciona en la administración municipal.

¿Como es posible que, si hay en el Estado de Guanajuato una representación federal responsable del Patrimonio Histórico y Antropológico de los mexicanos y responsable de cumplir y hacer cumplir la Ley en la materia, el titular de la instancia en Guanajuato Capital, se la pase durmiendo el sueño de los justos y en una aparente subordinación a los caprichos del presidente municipal?

La realidad nos demuestra que funcionarios y ayuntamiento padecen de lo mismo y nos demuestra también que los caprichos de la administración municipal se imponen y los funcionarios, municipales, estatales y federales, traicionando los postulados de la Ley y los compromisos que protestaron cumplir y hacer cumplir, sumisamente se subordinan a los caprichos y ocurrencias del alcalde.

¿Como es posible que, en una ciudad en la que se cacaraquea un gobierno municipal democrático, el interés privado esté por encima del interés público, vamos, qué el interés de unos cuantos, que son muy pocos, esté por encima de los intereses de la población?

  • En el concurso de Rediseña tu ciudad.
  • En el manejo de Centro Histórico.
  • En la colocación de las estructuras encima de las azoteas.
  • En los permisos para abrir cantinas en los Monumentos Históricos sin las

    mínimas condiciones para garantizar por la integridad de los seres humanos.

  • En la colocación de mesas y sillas en la vía pública.
  • En el manejo de la Colección Momias de Guanajuato.

    Vamos, en ninguno de estos casos y otros, se ha mencionado ni considerado la Ley.

    Pareciera ser entonces que, en Guanajuato Capital, el desentendimiento de la Ley, los caprichos y las ocurrencias, son la mejor manera de sobrellevar las cosas.

    * Dr. en Pensamiento Español e Iberoamericano. Universidad Autónoma de Madrid, España. Patrimonialista, Museólogo y Museógrafo.

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img