- Publicidad -
martes, mayo 18, 2021

Hablemos de teatro

Por Diego Villegas 

 

Uno de los eventos más iconos de Guanajuato sin duda es el festival internacional cervantino (FIC) uno de los festivales más importantes de Latinoamérica, el cual se celebra cada año atrayendo la mirada de extranjeros y nacionales que viajan a disfrutar los eventos, en los últimos años se transformó la manera en ver el FIC eliminando la idea ser una “cantina cultural” y pasar hacer la presentación de proyectos que se rigen bajo el principio del arte. Este año en su edición 47 alarmo la disminución del número de visitantes, las calles y auditorios no presentaban la asistencia que se acostumbran, lo anterior se contra dice con la Secretaría de Turismo de Guanajuato quien reporto un aumento del 6% de asistencia a los eventos comparado contra el año pasado.

Tal vez la transformación se está realizando, la gente va y paga boletos para presenciar las actividades artísticas y los jóvenes que buscaban solo el pretexto del FIC para alcoholizarse ya no asisten, pero esto arrastra un contexto de las personas que utilizaban cualquier esquina o espacios en los callejones para exponer sus creaciones teatrales, musicales, visuales, de danza entre otros. Actividades que se desarrollaban años anteriores sin un control, sin un pago, sin boletaje, solo por el placer de compartir. 

Este año el FIC sufrió un recorte en su presupuesto casi del 20%, a nivel estatal y municipal las convocatorias y apoyos a los jóvenes guanajuatenses que emprenden actividades artísticas también sufren la escasez, sin embargo, buscan alternativas para seguir desarrollando las actividades que los llenan de placer.  

En la edición 47 del FIC algunos Guanajuatense sobresalieron por su participación con sus compañías y producciones teatrales; Teatro de los sueños, Teatro Alterante de León, Golem Laboratorio Teatral, Teatro Bicentenario y Teatro el Milagro. Además de la presentación de 7 producciones de teatro universitario. 

¿Qué hacen los artistas locales? Buscan espacios para albergar compañías teatrales, dichos espacios son casa abandonadas, pequeñas habitaciones en negocios como; bares, cafés, o cualquier lugar que a un no se cuenta con la infraestructura para montar una obra como ellos quisiera ponen su empeño y corazón en crear su expresión artística, creando colectivos de teatro, estableciendo formatos de microteatro (una obra con una duración de 15 minutos para un foro no mayor a 15 personas en un espacio de 15 metros cuadrados), presentando estilos como el necroteatro (representación escénica que se caracteriza por llevarse a cabo en un escenario a oscuras, con una iluminación estratégica que da lugar a un fantástico juego de luz y de sombras), estableciendo presentaciones exclusivas por mujeres con gran talento que escriben producen  y actúan como es el concepto de Cardumen colectivo (compañía teatral de León) o los conceptos alternativos de Garrick (compañía de teatro independiente).

Las obras de teatro y sus exposiciones no son muy difundido y mucho menos comerciales, muchas de las veces solo son vistas por sus familiares, amigos cercanos o compañeros de teatro, provocando que no sea rentable su actividad, ya que el tiempo, esfuerzo e inversión para la compra de los recursos necesarios para montar sus obras no se recupera por la poca o nula asistencia a las obras. 

En estos días podemos encontrar temporadas referentes a la muerte bajo un contexto de la situación actual que vive el país como es la violencia, la soledad, la toma de decisiones, etcétera. 

La presentación de estos trabajos es importante para reforzar estrategias y temas de inclusión, de discriminación y con costos muy accesibles para ir en familia, para que vayan estudiantes, porque es importante alentar el trabajo de los actores y actrices locales, así reconocer su talento y creatividad e impulsar la innovación artística en Guanajuato.   

Apoyemos el teatro independiente, las propuestas emergentes, experimentemos estas alternativas, vivamos la experiencia y recomendemos lo que nos agrade. 

“El teatro es la poesía que se levanta del libro y se hace humana. Y al hacerse humana, habla y grita, llora y se desespera”. Federico García Lorca

 

Diego Armando Villegas Ramírez

[email protected] 

Más noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img