- Publicidad -
sábado, mayo 18, 2024

La alimentación a base de plantas

En la actualidad cada vez es mayor el número de personas que adoptan una alimentación que excluye los alimentos de origen animal. Sus motivaciones pueden ser religiosas, ético-filosóficas, ecológicas, económicas, fisiológicas o relacionadas con problemas de salud. La alimentación basada en plantas o vegetariana es un estilo de alimentación basado mayormente en alimentos de origen vegetal como verduras y frutas, granos enteros, cereales integrales, tubérculos, leguminosas, aceites vegetales, frutos secos y semillas y excluye algunos o todos los alimentos de origen animal.

La Asociación Americana de Dietética menciona que un vegetariano es una persona que no come carne (ni siquiera de aves) ni pescado o marisco, ni productos que los contengan. Los patrones alimentarios de las personas vegetarianas pueden variar considerablemente.

· El modelo ovo-lacto-vegetariano se basa en cereales, verduras, frutas, legumbres, semillas, frutos secos, productos lácteos y huevos.

· El modelo lacto-vegetariano excluye los huevos además de la carne, el pescado y las aves.

· El modelo vegano (o “vegetariano total” o “vegetariano estricto”) excluye los huevos, los productos lácteos y el resto de alimentos de origen animal.

La alimentación basada en plantas se asocia frecuentemente a diversas ventajas para la salud, como: niveles más bajos de colesterol sanguíneo, menor riesgo de enfermedad cardíaca, niveles más bajos de presión sanguínea, y un menor riesgo de hipertensión y diabetes tipo 2.

En general, las personas vegetarianas tienden a presentar un índice de masa corporal (IMC) más bajo y tasas de cáncer más bajas.

Las dietas vegetarianas tienden a ser más bajas en grasa saturada y colesterol, y aportan mayores niveles de fibra dietética, magnesio y potasio, vitaminas C y E, ácido fólico, carotenoides, flavonoides y otros fitoquímicos. No obstante, los veganos y algunos otros vegetarianos pueden tener ingestas más bajas de vitamina B-12, calcio, vitamina D, zinc y ácidos grasos omega-3 de cadena larga.

Mujeres embarazadas y lactantes

Las necesidades de nutrientes y de energía de las mujeres vegetarianas embarazadas y lactantes no difieren de las de las mujeres no vegetarianas, con la excepción de las recomendaciones superiores de hierro para las vegetarianas. Las dietas vegetarianas pueden ser planificadas para satisfacer las necesidades nutricionales de las mujeres embarazadas y lactantes.

Menores de 1 año

El crecimiento de los bebés de madres vegetarianas alimentados con leche materna (leche materna de madres vegetarianas es nutricionalmente adecuada), la alimentación complementaría debe iniciarse de manera progresiva al igual que los bebes no vegetarianos, sustituyendo los alimentos de origen animal por tofu, leguminosas o con algún sustituto de carne vegetal, vigilando el aporte de buenas fuentes de energía y nutrientes puede asegurar un crecimiento normal. La seguridad de dietas extremadamente restrictivas como la frugívora no ha sido estudiada en niños. Estas dietas pueden ser muy pobres en calorías, proteína, ciertas vitaminas y ciertos minerales, y no pueden ser recomendadas para bebés y niños.

Niños y adolescentes

El crecimiento de los niños y adolescentes ovo-lacto-vegetarianos es similar al de los niños no vegetariano, el crecimiento deficiente en niños se ha observado principalmente en aquellos que tenían dietas muy restrictivas-

La ingesta media de proteína de los niños vegetarianos (ovo-lacto, veganos y macrobióticos) generalmente cubre o excede las recomendaciones, las dietas a base de plantas parecen ofrecer algunas ventajas nutricionales para los niños y adolescentes ya que consumen más fibra, hierro, ácido fólico, vitamina A y vitamina C que los no vegetarianos, consumen más frutas y verduras, y menos dulces, comida rápida y tentempiés salados en comparación con los adolescentes no vegetarianos.

La Asociación Americana de Dietética menciona que las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluidas las dietas totalmente vegetarianas o veganas, son saludables, nutricionalmente adecuadas, y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades.

La alimentación a base de plantas practicada correctamente puede adecuarse para cada etapa del ciclo de vida, incluyendo el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, así como para deportistas.

Ya sea que hayas decidido añadir a tu alimentación platillos vegetarianos o deseas adoptar una alimentación basada en plantas … ¿listos para iniciar?, sigue estas recomendaciones:

1. Busca orientación de un Profesional de la Nutrición ya que la información errónea puede acarrear deficiencias nutricionales

2. ¿Qué te motiva a realizar el cambio de alimentación?

3. Infórmate sobre alimentación basada en plantas, ventajas, desventajas, sustitutos de alimentos de origen animal

4. Busca recetas

5. Evita el pensamiento de que la dieta basada en plantas se trata de eliminar alimentos y empieza a pensar en los alimentos en lo que sí debes incluir.

 

Referencias

Nutrición para vivir más y mejor, Cecilia Ramírez Murillo

Vegetarian Nutrition Dietetic Practice Group

https://vegetariannutrition.netAndrews University Nutrition Department

Postura de la American Dietetic Association (ADA, Asociación Americana de Dietética) adoptada por el Comité de Delegados el 18 de octubre de 1987, y reafirmada el 12 de septiembre de 1992, el 6 de septiembre de 1996, el 22 de junio de 2000 y el 11 de junio de 2006.

Plato Quiero ¡Vivir Sano!

 

EUNICE ELIZABETH ALCÁZAR SALAS
Nutrióloga Certificada
Miembro del Colegio de Nutriólogos de León
Nutrióloga Clínica Secretaría de Salud del Estado de Guanajuato
Educadora en Diabetes

ÚLTIMAS NOTICIAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

LO MÁS LEÍDO